¿Qué es el Síndrome del Burnout?

87

Este mal afecta a quienes tienen que trabajar con público y más aún ser jefes o cabeza de equipos.

El Síndrome de Burnout se ha vuelto más común en los últimos tiempos. Hay mucha gente irritada, inconforme en sus vivencias cotidianas que pueden involucrar insatisfacciones en sus puestos de trabajo.

Algunos se levantan con apenas 5% de ganas de acudir a su oficina, esto por su puesto es causa inevitable de permanecer en un estado de frustración constante que se traduce en bajo rendimiento y saboteo en su entorno personal.

Todo ese mal genio, esa tensión acumulada tiene graves efectos para la salud y por supuesto, impacta los ambientes en los que el individuo se desenvuelve.

Diagnóstico

El psicólogo y terapeuta Jonathan García Allen describe el Burnout como “un tipo de estrés laboral, un estado de agotamiento físico, emocional o mental que tiene consecuencias en la autoestima, y está caracterizado por un proceso paulatino, por el cual las personas pierden interés en sus tareas, el sentido de responsabilidad y pueden hasta llegar a profundas depresiones”.

Aunque se habían dado primeros diagnósticos entre 1969 y 1974 en Europa, fue en 1986 cuando las psicólogas norteamericanas C. Maslach y S. Jackson lo definieron como “un síndrome de cansancio emocional, despersonalización, y una menor realización personal que se da en aquellos individuos que trabajan en contacto con clientes y usuarios”. Este dato lo apunta el portal psicologiaymente.net.

Es decir, que doctores, enfermeras, recepcionistas, periodistas, gerentes, maestros, abogados, vendedores y todo aquel que desempeñe un oficio en donde tenga que interactuar con otros directamente pueden se propenso a padecer el Síndrome del Burnout.

Infelicidad laboral
Probablemente la acumulación de trabajo, la impotencia de expresar inconformidades en lo laboral, la poca comunicación entre los miembros del equipo, la rutina, las exigencias y en algunos casos el maltrato psicológico hacen que todo se convierta en una gran bola de nieve que suele llevar a muchos al colapso.

Hay unas preguntas sencillas que puede hacerse. ¿Me gusta mi trabajo? ¿Me hace feliz la forma en cómo lo ejerzo en la actualidad? ¿Me genera las satisfacciones que espero? ¿Estoy bien así o siento que puedo dar más? ¿Me siento valorado en la oficina? ¿Me siento respetado cuando planteo propuestas o ideas? ¿Me comunico de forma efectiva?

Equilibro necesario
Las personas que padecen el Síndrome de Burnout (o “quemado”) se entregan tanto al trabajo que en ocasiones no colocan un equilibrio entre el oficio y su vida personal. El cuerpo pide los periodos de descanso necesarios.

Si se lleva las preocupaciones del trabajo a casa esto se convertirá en ansiedad y le dará por refugiarse en la comida o la bebida, tendrá insomnio y siempre estará de mal humor. Este padecimiento se da también en quienes lideran emprendimientos personales que en muchos casos se trabaja desde el mismo hogar.

Se debe establecer límites necesarios. Como por ejemplo, las horas que dedica al trabajo, horarios para atender a los clientes, diseñar planes de trabajo. Lo más complicado de todo pero no imposible es cumplir lo que planee. No procastinar.

¿Qué hacer?
-Si cree que padece este síndrome debe buscar ayuda profesional. Evalúe los aspectos que influyen en su malestar.

-Dedique más tiempo a su familia y a actividades al aire libre. No olvide seguir su formación profesional.

-No acumule. Converse en la empresa lo que no le parece y busque llegar a acuerdos.

-Tome a tiempo sus vacaciones y respete sus días libres.

-Evite pertenecer a equipos tóxicos, determine si por su salud es necesario que se retire de un empleo.

Primicia

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.