HEMBRA REALIDAD/ Claro que sí, el tamaño sí importa

235

PENE

Una de las grandes preocupaciones de los hombres a nivel sexual, es la preferencia que tienen las chicas con relación al tamaño del pene.

Aunque políticamente hablando el tamaño no importe, y muchas mujeres así lo confirmen, el sexo masculino se ha traumado un poco con esto de su talla, llegando incluso en algunos casos, a afectar su desempeño.

Lo cierto es que hablar del tamaño del pene es entrar en un debate controversial de nunca acabar.

En ambos géneros nos encontramos con opiniones diversas, pero específicamente los hombres, todos, aseguran que el tamaño no importa, “solo hay que tener creatividad”. O callan y esperan las opiniones de las féminas.

En las chicas las opiniones son diversas, a algunas las tildan de glotonas porque dicen, resaltado y en negritas: “¡Claro que sí!, el tamaño por supuesto que importa”, o, “¿Qué les pasa? Si es muy pequeño no siento nada”.

Me llegó la experiencia de una amiga que le tocó inventarse malestar, le dolió la cabeza, le entraron nauseas, se escudó en la comida, que le cayó malísimo y le dio indigestión.

Todo una excusa porque el tipo lo tenía tamaño “pena”, tanto que se le quitaron las ganas de ipso facto.

A otra le ocurrió al contrario, era tan grande que en vez de placer le generó fue dolor “aguanté mi pela por valiente, pero salí de ahí espantada, no hubo segunda vez”.

Otras por el contrario me han expresado que “no importa el tamaño del barco, sino el movimiento de las olas”. Ya saben, cuando de gustos se trata, hay un mar de posibilidades.

Según la ciencia el tamaño promedio ronda entre los 13.2cm de largo y 11.7cm de circunferencia, pero las mujeres, en su mayoría, prefieren un tamaño superior al promedio, que oscile entre los 16cm de largo y 12.2cm de circunferencia.

¡Es que siempre queremos más! y vaya que nunca nos conformamos Porque vamos del: “Tan grande no que me lastima” al “ni tan pequeño que luego no siento nada”.

Pero que tengan en cuenta que también influye el tamaño de la vagina, ya saben, si la mujer dio a luz, si la elasticidad cambió por temas de edad, si lubrica o no lo hace. Entonces por muy promedio que exista, el tamaño se vuelve relativo.

Pero a los caballeros que no tuvieron la generosidad de la naturaleza, les toca hacer cursos de seguridad en sí mismos. Aprender a dar placer con todas las herramientas (dicen que en el amor todo se vale), de lo contrario la mente los mantendrá traumados. Aunque hay cirugías para alargarlo, digo por si les interesa.

Dicen los expertos que todo está en la mente, pero ¿cómo te comes un cambur manzano creyendo que es guineo?

Keimary Ruiz H. / Periodista/ @keiruizh

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.