Sulymal: De Guárico a Bucaramanga

132

Más de 1.379 niños venezolanos han sido atendidos en programas de Santander, según el ICBF. Con el pasar de las horas y los días, se observan a muchos más en esta zona de Colombia, tomados de las manos de sus familiares, o cargando a sus otros hermanos más pequeños.

Sulymal Ramos Rojas, es una joven de 25 años, viene de San Juan de los Morros, capital del estado Guárico:

“Nos demoramos menos, íbamos afanados, nos vinimos con mi esposo y mi hijo de 9 años, yo llegué con ocho meses de embarazo”, relata.

Ellos cruzaron la frontera y como muchos, sin los requisitos necesarios, para luego conseguir una Tarjeta de Movilidad Fronteriza (TMF) o un Permiso Especial de Permanencia (PEP).

“Con los ahorros que teníamos nos duró el hotel tres días, luego estuvimos durmiendo en la calle. Al principio nos pusimos a vender cigarros, chimó y galletas en los parques, plazoletas y barrios”, cuenta.

Como muchos, se reunían entre ellos, para preguntar cómo sobrevivir en un país que no es el suyo, con una economía tan diferente a la acostumbrada.

“En un comedor personas cristianas nos daban los desayunos y almuerzos entre semana al niño y a mí, a los siete o diez días decidimos venirnos caminando para Bucaramanga”, dice Sulymal.

Sulymal encontraba compatriotas con situaciones similares, niños en la carretera, familias caminando, descansando por momentos, mientras siguen su viacrucis, donde el páramo de Berlín es uno de los trayectos más duros para los caminantes que ya han recorrido 144 kilómetros, aproximadamente 29 horas.

“El páramo lo pasamos en carro, en un aventón que nos dieron, una cola hasta el kilómetro 18, allí una señora nos dejó quedarnos esa noche en su casa y luego supimos de la fundación  ‘Entre Dos Tierras’, acá llegamos”, resume la joven madre.

Ella llegó a Bucaramanga a tener a su niña, pero también venía con su hijo y tiene otras pequeñas en Venezuela. “Una de dos añitos, una de cinco años y una de ocho años. Ellas se quedan con mi mamá, con su abuela. Yo quiero traérmelas a todas, me hacen mucha falta” dice.

Su mayor temor es no conseguir nada estable, ya que envía una parte de lo que gana a su familia. “También se que nos están recogiendo a los que no cruzamos con papeles por la frontera”, comenta.

Sulymal es apoyada por Alba Pereira, quien llegó a Colombia hace más de 13 años, es chef de su restaurante ‘Sabor Aquí’ y directora de la fundación ‘Entre Dos Tierras’ en Bucaramanga.

Lee la nota completa en RTVC

NOTA: Si estás en el exterior y deseas contar tu historia, tu experiencia, escribe a [email protected]

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.