Jose Monaza M / ¿Migrar o Denigrarme?

100

En un algún momento leí, «escribe que algo queda». Bajo esa premisa he decidido empezar este blog para dejar plasmado todo mi recorrido por América.

Actualmente tengo 8 meses que salí de mi amada Venezuela.

¿Porqué lo hice? Me obligó las humillaciones y limitaciones que pasaba en mi Venezuela, hasta teniendo dinero tenía que realizar colas para pagar un producto y cada día la calidad de vida deteriorándose, lo que tu podías comprar y hacer hace 7 años atrás era imposible hacerlo en la actualidad.

Viendo el panorama y analizando conjuntamente con mis cuñados Ángel Rondón (pintor automotriz profesional) y Ronald Rondón (carpintero) compartíamos largas conversaciones sobre la situación económica de Venezuela. Llegando a la conclusión que todos los días veíamos de manera objetiva un retroceso total de nosotros como profesionales, a pesar que somos buenos en nuestro oficio, el detrimento era evidente.

En este sentido, el dia 4 de enero de 2018, emprendimos el viaje hacia el Perú, con tan solo 125$ cada uno, es decir no tuvimos que vender ningunos de nuestros bienes para realizar el viaje.

La odisea, empezó en Valle de la Pascua, para conseguir dinero en efectivo para trasladarme hasta Valencia y de Valencia hacia San Cristóbal (Táchira), gracias a Dios para ese tiempo se podía hacer transferencia sin que aumentará el precio del pasaje (como sucede actualmente).

Estando en San Antonio del Táchira, Ángel Rondón, le tuvimos que sacar el carnet fronterizo, ya que el iba solamente con su cédula de identidad, a los fines que pudiera atravesar el puente internacional sin ningún problema.

Llegando al puente internacional Venezuela – Colombia, pude visualizar y palpar la gran cantidad de personas para salir del país incluso la sorpresa era mayor cuando en pleno puente internacional se podía diferenciar que de Venezuela – Colombia había miles de personas haciendo colas para salir y de Colombia – Venezuela no había nada de cola, de allí uno va cayendo en la realidad que los medios de comunicación quieren ocultar el grave problema de migración Venezolana.

Luego que pasas el puente internacional mi sorpresa fue que en todas las tiendas podías comprar cualquier producto sin las humillantes colas y precios altos. Ya la diferencia se sentía con tan solo pasar un puente.

Cucuta – Rumichaca, fue el primer tramo internacional, como lo había comentado antes Ángel no llevaba pasaporte lo que ameritó conversar con el chofer del Bus para que lo dejara en la parte delantera como trabajador de la Linea.

Salimos de Cúcuta atravesando el centro de toda Colombia hasta llegar a la bella Medellin, en ese lugar realizamos un transbordo a otra unidad de transporte que la verdad era muy simple en comparación a la primera. En cada pequeña parada medio comíamos algunos panes que llevamos con diablito, salsa y mayonesa, disfrutando de todo el paisaje muy verde que nos regalaba Colombia.

En el trayecto ya Ángel era pana del chofer e igualmente en cada parada que hacia el Bus para que el chofer pudiera comer, el chofer desde alli nos hacia pasar a los tres como parte de la linea de transporte lo que significaba que almorzamos ya completo gracias al chofer.

Llegando al puente internacional Colombia – Ecuador, volvimos a realizar colas, miles de Venezolanos para sellar la salida de Colombia y luego la entrada al Ecuador, allí debimos activar la carta Andina para Ángel y para mi sorpresas igualmente tuve que activar la carta andina, ya que mi pasaporte estaba próximo en vencer y por reglamento debe estar máximo 6 meses de vigencia, duramos allí aproximadamente como 12 horas en ese proceso, con bastante frío (los venezolanos que han estado allí saben que viniendo de lo cálido que es  nuestro país en ese sitio uno siente que se congela literalmente).

Rumbo a Guayaquil, lugar muy bonito tiene un lago que contrasta con la ciudad de fondo, poseen un aeropuerto internacional que esta justo al lado del terminal terrestre que es todo un centro comercial y si le sumamos que los grandes aviones al momento de aterrizar o desplegar su vuelo, se ve súper fantástico.

Guayaquil – Tumbes, próximo paso de tan solo dos horas de camino. En el paso fronterizo fue sumamente rápido allí están juntas hermanadas migración Ecuador con migración Perú. Super rápido.

Llegamos a Perú el domingo 7 de enero de 2018, en la provincia de Zorritos estaba mi amigo Javier Calero esperándonos ( le llevaba una botella de Ron Cacique, lamentablemente se quebró en uno de los movimientos de la maleta, toco obsequia una harina pan y unos diablitos que nos quedaron).

Asi fue mi paso hasta llegar a tierra del Imperio Inca.

José Monaza

NOTA: Si estás en el exterior y deseas contar tu historia, tu experiencia, escribe a [email protected]

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.