Simón García / Desafíos para las fuerzas de cambio

44

Después del grave error de la abstención del 2005, la oposición fue capaz de iniciar una política para salir del desierto y cumpliendo una travesía que resultó larga, llegar al tiempo de las victorias prometidas. Triunfos parciales y difíciles de sostener en medio de un régimen agresivo contra la democracia. Pero, nadie imagino, que la misma oposición iba a empuñar la pala para abrir su tumba. Y sin embargo fue lo que ocurrió.  

Las situaciones son diferentes. Pero regresamos, gracias a una acumulación de errores, a una derrota. Tenemos la pala en la mano y hay que decidir si la tiramos o cavamos. Ni los que se abstuvieron ni quienes votamos pudimos evitar que el gobierno alterara su continuidad. Maduro sigue, la crisis se potencia y de la mano del descontento, la desesperanza crece y se extiende.

Entramparse en seguidillas incriminatorias de no fui yo, fuiste tu, es confesar que no entendemos las debilidades y carencias de la oposición en su conjunto. Pero eludir el debate, sin que sea sustituido por un pase de facturas, sobre la abstención como caballo de Troya de la antipolítica y analizar el daño que hace a la cultura democrática, paradójicamente, no permitirá pasar la página.

La oposición democrática, abstencionista y participacionista, tiene como reto enderezar la ruta hacia escenarios, pacíficos y democráticos, de cambio posible. La pregunta es si cuentan con la voluntad suficiente para examinarse sin prejuicios, corregirse y recrear una política unificadora, sustentable y eficaz para confrontarse con el régimen.

Esa política debería definir criterios, componentes y objetivos de una oposición alternativa, capaz de enfrentar, denunciar y movilizar intereses contrarios al régimen y relacionarse, sin sumisión, con un poder que, desconociendo toda legalidad, tiene la fuerza para imponerse en la conducción real del país. Entre sus criterios hay que acordarse sobre: asuntos que pasen de la política testimonial a la real: 1. No es sostenible una oposición ofensiva en todos los tableros con el grado de debilidad, fragmentación y encono de la oposición. 2. No es sustentable una política que pretenda expresarse fuera del sistema y en gestos simbólicos. 3. No se puede excluir en forma absoluta ninguna vía y decretar cerrada la vía electoral por la existencia de un sistema electoral autoritario. Esa es la meta de un régimen que quiere perpetuarse contra la opinión de la sociedad y el interés del país.

Sobre sus componentes es ineludible verificar si se ratifica o se abandona la naturaleza pacífica, democrática, constitucional y electoral de lo que se proclamó como estrategia opositora. La Unidad no es un mito, ni una narrativa ni una abstracción. El consenso estratégico se rompió y no es conveniente recuperarlo restableciendo la concepción y el funcionamiento de la MUD. Debe innovarse el concepto de Unidad. .

Entre los objetivos de la oposición hay que contemplar diversas posibilidades de iniciar una transición del autoritarismo a la democracia. Transición, que si es negociada, excluye que una de las partes destruya a la otra. Y si es pacífica implica el entendimiento para la coexistencia entre fuerzas y proyectos que han sido rivales. Y si es efectiva, reclama verdaderos cambios.

Meter la cabeza en vetos, jugadas y fantasías es seguir separándose del país que sufre la crisis.

@garciasim

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.