Portillazos / Un suicidio político colectivo

95

1) El 30 de abril, Venezuela se despertó con una acción-novatada que sumó otra desestabilización política del país. La oposición gringo-venezolana, encabezada por Juan Guaidog, se arriesgó a comunicar lo que sería un golpe de Estado militar contra el presidente Nicolás Maduro.

2) Leopoldo López fue noticia por haber aparecido de cuerpo presente en la desventura como uno de los guías de esta nueva fracasada intentona, violando su arresto domiciliario e infringiendo la ley.

3) A la luz de la teoría, e incluso de la ciencia política, se trató de una acción desesperada e impaciente, y como toda acción política concebida de esta forma improvisada, terminó en un fracaso-payasada.

4) El logro más significativo de esa desgracia-infortunio es que terminó por desinflar políticamente al pelele-monigote del imperio gringo, Juan Guaidog, en su afán de inmiscuirse en los asuntos de Venezuela para robarse nuestro petróleo y montar un gobierno títere-fantoche que le entregue en bandejita de plata nuestras riquezas, nuestra soberanía y dignidad. No lo lograran.

5) Desde que el pasado 23 de enero, cuando el seudo líder opositor, Juan Guaidog, ridículamente se autoproclamó “presidente interino” en una plaza de Caracas, su vida se ha convertido en una serie de esperpénticas o grotescas y absurdas desdichas en su afán de hacer realidad su sueño americano de que el imperio gringo haga de Venezuela su colonia favorita por su gigantesca riqueza petrolera.

6) Guaidog ha viajado por buena parte del mundo, conspirando, tramando, engañando y dejándose financiar por los enemigos de Venezuela que sueñan con adueñarse de nuestro petróleo, para que el imperio lo siente en la silla presidencial de Miraflores, incluso ha llamado a los marines gringos a invadir y disparar a los venezolanos, tal como ocurrió en Panamá, durante la última invasión estadounidense.

7) Para desdicha de Guaidog-López no hubo ninguna posibilidad de que el intento de golpe de Estado que lideraron en Venezuela llegara a desestabilizar-desmoronar al gobierno del presidente Nicolás Maduro.

8) Lo del 30 de abril se trató de una acción alocada y desesperada de la llamada fase final anunciada por Guaidog. Este intento infantil, absolutamente carente de credibilidad respecto a su objetivo final, tenía como destino un rotundo fracaso-fiasco desde su inicio.

9) Esa intentona golpista a lo máximo que llegó fue a la de un show mediático que ha tenido una descarada y extraordinaria cobertura a nivel mundial, pero que no logró conquistar ninguno de los objetivos que Guaidog anunció.

10) Los hechos del 30 de abril en la vida política del país es un evento realmente extravagante, al que ni siquiera llegó a golpe de Estado, sino de suicidio político colectivo: el martes 7 de mayo la Sala Plena del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) ordenó el enjuiciamiento contra los diputados Henry Ramos Allup, Luis Germán Florido, Marianela Magallanes López, José Simón Calzadilla Peraza, Enrique Delgado Velázquez, Richard José Blanco Delgado y Américo De Grazia.  De ñapa, la Asamblea Nacional Constituyente les allanó la inmunidad parlamentaria, o sea, serán enjuiciados.

11) La oposición gringo-venezolana está acostumbrada a suicidarse, pero el 30 de abril llegó a su nivel más alto de inmolación, al ras del absurdo y el delirio. En Perú acabamos de ver un suicidio individual, el de Alan García, pero de manera colectiva, la historia acaba de registrar el de la oposición estadounidense-venezolana.

12) En otrora la oposición gringo-criolla se ha suicidado al abstenerse de manera absurda de participar en varios procesos electorales en los que pudo obtener algunos resultados significativos para seguir armando y fortaleciendo su fuerza política. Inclusive, cuando han participado lo han hecho con desprecio hacia el sistema democrático y electoral. Y cuando ganan son las únicas elecciones que reconocen.

13) Aunque algunos no lo consideren un golpe de Estado lo del 30 de abril, sí es prudente usar el término en lo técnico jurídico, pero lo que, si está clarito como el agua, que en el área de lo político fue un suicidio. Nadie que tenga un coeficiente intelectual normal, con un mínimo de talento habría cometido ese dislate, máxime estando en la posición en que se encontraba hasta ese día Guaidog, que venía en caída libre y sin paracaídas. No olvidemos que él mismo había convocado para el día siguiente a una marcha que supuestamente iba a ser la más grande y multitudinaria de la historia.

14) Con la acción del 30 de abril, Guaidog reconoció claramente que no confiaba en la asistencia de las bases opositoras a esa marcha del 1º de mayo. Al lanzar la jugada de La Carlota le reveló al mundo entero que no creía que esa manifestación no iba a ser ni medianamente lo que había prometido.

Autor: Alex Vásquez Portilla

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.