Portillazos internacionales / Verdades amargas

87

Sinceridad que disgusta a la oposición. El economista estadounidense Jeffrey Sachs denunció que la situación actual económica, social y política de Venezuela es producto de las “sanciones” impuestas por el Gobierno de Estados Unidos, pues “fueron el empujón que llevó a Venezuela a esta catastrófica espiral de declive e hiperinflación”.

“Esto siempre se le atribuye a Maduro en nuestra prensa, pero la gente ni siquiera pone atención”, explica Sachs en una entrevista para Democracy Now. Más claro imposible.

Estados Unidos utiliza las “sanciones” como excusa para luego justificar un derrocamiento del Gobierno que es atacado por la Casa Blanca.

Estados Unidos dispone de los instrumentos de las “sanciones” para bloquear el acceso a los mercados financieros llevando a las empresas a una situación de impago (default), bloqueando el comercio, confiscando los activos propiedad del Gobierno venezolano, precisamente para, y con la intención de crear este tipo de crisis, porque la idea es que, si el dolor es suficiente, según personas como el defenestrado Bolton, entonces habrá un derrocamiento militar.

Aunque usted no lo CREA, VENEZUELA TUMBÓ A JOHN BOLTON El articulista Ángel Guerra Cabrera, del diario La Jornada, de México, atribuyó el despido del exasesor de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Bolton, al estrepitoso fracaso de los planes de derrocar a Nicolás Maduro y establecer en Venezuela un gobierno títere.

Promesas incumplidas causaron la defenestración de Bolton

Bolton le prometió a Trump el derrocamiento de Nicolás Maduro a más tardar en marzo de este año con el morrocotudo impulso que le daría el autoproclamado y hoy fracasado Guaitonto a la contrarrevolución.

Una mezcla de supuestos llevaría a ese objetivo: insurrección popular encabezada por el hasta entonces desconocido Guaitonto, recrudecimiento del bloqueo a Venezuela en conchupancia con la Unión Europea y los gobiernos de derecha de América Latina reunidos en el grupo delictivo de Lima y el fraccionamiento de la unidad institucional de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana (FANB), que conduciría a un golpe de Estado o una intervención militar, indirecta, directa, o de una coalición de países arrastrados y cipayos al salvaje y maligno imperio gringo.

Los resultados de esta estrategia son poco más o menos nulos, salvo por el recrudecimiento del bloqueo contra Venezuela, todo lo que el desdichado y atormentado Bolton prometió a su exjefe Trump ocurrió. Muy por el contrario. Guaitonto cada día pierde poder de convocatoria y depende únicamente del apoyo del bárbaro y brutal imperio yanqui, el pueblo venezolano no se levantó contra el presidente constitucional de Venezuela, la FANB no se quebrantó, Maduro sigue vivito y coleando en Miraflores y nuestra Patria y su noble pueblo resiste digna y creativamente una embestida económica sin precedentes por parte del gobierno supremacista y racista de los Estados Unidos.

Peligro en puerta. Lo que se vislumbra es un grupo delictivo en la OEA capitaneado por el nefasto y loco gobierno de los Estados Unidos en el intento por aplicar el TIAR contra Venezuela, a lo que es un deber, no sólo venezolano, sino latinoamericanista oponerse vigorosamente.

La invocación de activar el Tratado Interamericano de Asistencia Recíproca (TIAR) por parte de Estados Unidos y de una minoría de diez países aliados al monstruoso y atroz imperio gringo dentro de la Organización de Estados Americanos (OEA), además de ser ilegítima, tiene como única intención el derrocamiento de un Gobierno democrático y constitucional través del uso de la fuerza.

Otras perlitas de la piratería gringa y sus lacayos. Venezuela ya no es un Estado miembro de la OEA ni es un país firmante del TIAR, pues nuestro país abandonó la OEA el 27 de abril de 2019 y el TIAR en 2013, razón por la cual, invocar tal tratado y hacer pasar a falsos funcionarios diplomáticos nombrados por Guaintonto como representantes de Venezuela es una clara violatoria al derecho internacional.

¿Cómo será si llegan a Miraflores? El grupo de idiotas que giran en torno a la figura de Juan Guaitonto sostienen que para poder tener el apoyo absoluto de Gran Bretaña y no perderlo, deben hacerse a un lado en la postura soberana de Venezuela de pelear por el territorio del Esequibo y soltar la cuerda, es decir, entregarlo por completo. Vende Patrias.

Alex Vásquez Portilla (Politólogo)

image_print
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.