Portillazos / Al gobernador Vásquez y a la alcaldesa Colmenares

405

Hablo por lo que he vivido y experimentado en carne propia y la angustia que he compartido con decenas de sanjuaneros que estamos padeciendo la terrible y catastrófica crisis del gas licuado doméstico.

El problema, cada vez más crítico del gas, empezó el año pasado, en vez de ir en vías de solución, transita su peor momento y, lamentablemente, se recrudece en este nuevo año 2019.

La empresa Gas Comunal, antes Vengas, hasta donde tengo entendido, no le explica a la comunidad del municipio Juan Germán Roscio Nieves, las razones, causas, motivos y circunstancias de esta crisis del despacho a domicilio de los distintos tipos y tamaño de las bombonas. La falta oportuna de información genera incertidumbre en los clientes.

En mi caso personal he dedicado tiempo y esfuerzos físicos desde el pasado mes de septiembre de 2018, hasta el momento de escribir esta nota-protesta (febrero 2018), en asistir religiosamente todas las semanas, que suman en total dieciocho (18) para que Gas Comunal me dé respuesta de la solicitud de pedido que hice desde el mes noveno del año pasado.

En ese mes nueve (9) me comunicaron que para el mes entrante llegaría la bombona a mi hogar. La misma oración, como un rosario, me dijeron durante todas las semanas de los meses 10, 11 y 12. Eso significó un arresto domiciliario.

A uno le cobijaba el temor de salir por si llegaba “el camión del gas” y encontrarlo a uno como desencajado del asunto perdiendo el tiempo en la calle y no estar pendiente del suministro del vital gas, pero no nos podíamos dar el lujo de no encontrarnos en casa y llegara (¡por fin!), la esperada y añorada bombona de gas.

No solo se trata de un arresto domiciliario, sino que uno tenía, como en los tribunales de justicia, que presentarse semanalmente a la oficina, porque, como me dijo uno de los empleados de esa empresa, tiene que ir constantemente a informarse cómo va la vaina.

Esta experiencia personal la he compartido todas las semanas con parroquiales distintos cada vez que voy a la oficina de Gas Comunal. Desde muy temprano antes de que se inicie el horario de oficina de lunes a viernes, comienza a formarse una larga fila de descorazonados clientes que tienen hasta más de seis (6) meses sin “ver a Linda”.

La larga cola de frustrados clientes culmina a la hora del almuerzo, sobre todo para los que tienen sus bombonas llenas. Pregunta: ¿Los empleados de Gas Comunal viven en carne propia la angustia de sus clientes? No lo creo.

Lo impersonal, otro problema. Uno no entiende como una empresa del Estado venezolano como Pdvsa Gas Comunal, filial de Petróleos de Venezuela, S.A., les dé a los ciudadanos venezolanos-clientes una atención tan impropia.

En la oficina de Gas Comunal de San Juan de los Morros la atención entre el usuario y el funcionario se interpone una gran lámina de vidrio y se comunican con sus clientes a través de un intercomunicador.

Esto es lo más horrendo que existe como atención al cliente. Y menos se explica cuando en el país gobierna un modelo de inspiración socialista donde pone como centro de su atención al ser humano. Es un irrespeto que debe ser eliminada de ipso facto como un acto de desagravio al cliente.

Por los caminos verdes y pagando una suma importante de bolívares soberanos algunos camioneros te solucionan el problema. En los llenaderos también te enmiendan el problema bajándote bien gordo de la mula.

Otras empresas las he visto por mi comunidad llevando bombonas. Y hasta existe una solución prehistórica y contaminante como cocinar con leña. Ahora el cielo de San Juan de los Morros se ha convertido en una nube de humo que está enfermando.

Le dirijo este artículo al gobernador José Vásquez y a la alcaldesa Mayerling Colmenares como gobernante del estado Guárico uno y como alcaldesa del municipio Juan Germán Roscio, la otra, para que como gobernantes que son, tomen con urgencia cartas en este asunto que, como una bomba de tiempo, está a punto de estallar, la paciencia a veces tiene patas cortas como las mentiras.

Ellos como gobernantes socialistas deben intervenir con urgencia para buscarle una solución a esta dificultad, para que mejore la calidad de vida de los sanjuaneros, que vivimos angustiados con el grave problema del gas licuado doméstico que no llega y que nos los ofrecen para el mes que viene, o dicen que ya está facturado y que posiblemente les llegue hoy mismo, y nanay nanay.

En lo personal llevan tres (3) semanas seguidas diciéndome lo mismo: “Está facturado, el camión tiene la orden y puede llegarte hoy o el fin de semana”. No quiero pensar que se trata de una mamadera de gallo, pero díganle a uno la verdad. Sean serios.

En teoría. Pdvsa Gas Comunal es la filial de Petróleos de Venezuela, S.A., (Pdvsa) encargada de garantizar al pueblo venezolano el suministro del Gas Licuado de Petróleo (GLP) de manera eficiente, eficaz, segura y oportuna. Entre sus responsabilidades, se encuentran el transporte, almacenamiento, envasado y distribución del GLP.

GRADUACIÓN. En los días 27 y 28 de diciembre del pasado año 2018, en una larga jornada de entrega de títulos e imposición de medalla, se graduaron más de 1.879 médicas y médicos cirujanos pertenecientes a la Universidad Nacional Experimental Rómulo Gallegos (Unerg), entre ellos se encontraban mis buenos amigos y vecinos, los médicos Manuel Enrique Álvarez González y Miguel Fernando Zarate Farfán.

Vaya para ellos y a sus padres mis felicitaciones por este éxito de sus hijos, que se constituyan en grandes profesionales y sirvan con honestidad y rectitud esa bella profesión de sanar y salvar vidas.

Alex Vásquez Portilla

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.