Orlando Medina Bencomo / Hora venezolana: Mala maña de algunos

69

Es jueves y el reloj marca la una de la tarde, una hora difícil para algunos, la maestra Lucia está en espera desde hace bastante rato,  tiene cita con su médico,  mira el reloj y hace un gesto. A su lado hay otra paciente que la consuela diciéndole: El siempre llega tarde.

La historia anterior no tiene nada de extraordinario, desafortunadamente, pues se ha convertido en un hecho cotidiano. La impuntualidad.

La gran pregunta que algunos se hacen es: ¿Sera verdad que somos impuntuales? Nunca he sido partidario de las generalizaciones, y creo que ningún periodista debe caer en ese error. Sin embargo, en relación a este tema, no hace falta hacer una investigación muy profunda y sustentada para determinar la existencia de esta conducta.

Vivimos en una rutina de reuniones, en donde a pesar de la importancia que estas tienen y la frecuencia con que se realizan, nunca empiezan a la hora. Aquí cabría preguntarse, ¿quién es el impuntual el convocado o el convocante?

Hora venezolana

Es común escuchar a personas utilizar el constructo “Hora venezolana”, es decir, siempre después de la acordada.  Mientras que otros utilizan la acepción “pico” como complemento de salvación: “Nos vemos a las tres y pico”, es decir, según esta cultura, el pico son 59 minutos adicionales.

La “hora venezolana” es lo opuesto a la “hora inglesa”, recuerdo un amigo que cuando me citaba me recordaba, casi que incriminándome: “En eso de la hora yo soy un inglés”.  La hora inglesa es sinónimo de puntualidad, responsabilidad. Mientras que nuestra hora significa, tarde, impuntual, irresponsabilidad, desconsideración.

Lo peor

El que haya una persona impuntual es malo, pero hay algo peor que eso, que haya una institución o colectivo impuntual. Sobre esto, Gerardo Alarcón, estudiante universitario se queja al asegurar que en días recientes asistió a un acto convocado para las nueve y comenzó a las 12.

Lo anteriormente expresado se considera una falta de respeto y consideración hacia quienes hacen esfuerzo por cumplir, creyendo en la buena organización y seriedad del convocante.

El vicio o maña se ha arraigado tanto que algunos convocan a reuniones y citas  una hora antes, es decir, ya se asume que “la gente no va a ser puntual”.

Las excusas

Quien es impuntual siempre tiene una excusa, no asume su falta, pues no la valora en su escala social, como falta. Por ello hace uso en las excusas del tráfico, la demora esperando transporte, y hasta la  enfermedad de un familiar.

Hábito

Yulimar Bolivar, investigadora residenciada en El Sombrero, estado Guárico asegura que “todo es cuestión de hábito y disciplina, es parte de nuestra corresponsabilidad demostrar lo responsable que podemos ser los venezolanos”.

Partiendo de lo afirmado, la impuntualidad se practica sistemáticamente cuando somos permisivos, cuando no actuamos para corregir, nuestra impuntualidad o la de otros.

Tanto se han torcido los valores, que cuando hablamos de estos, pocos incluyen la puntualidad. Hemos llegado al colmo de cuestionar y señalar al que llega puntualmente a las citas. De allí se desprende un chiste que pretende en el fondo justificar la impuntualidad: ·”Lo malo de ser puntual y llegar primero, es que nunca hay nadie que te vea.”

El gobernador puntual

Siempre debemos dar el ejemplo, sobre todo los funcionarios públicos, que no son más que servidores del pueblo. Recuerdo en esta ocasión dos gobernantes de Guárico, polos opuestos, uno que muy frecuentemente  a los actos llegaba tarde. El otro polo era William Lara, siempre llegaba antes de la hora, correcto y puntual, extremadamente puntual.

Fomentando el hábito

La puntualidad es un hábito, usted puede no solo practicarla, sino también fomentarla. Ser puntual es ser responsable y valorar el tiempo de los demás. Enseñe a los demás que su tiempo y el de ellos es importante. No justifique la impuntualidad, y lo más  importante, nunca crea ni diga que usted, por ser jefe, profesor o líder, tiene patente de corso para llega tarde.

Orlando Medina Bencomo

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.