Orlando Medina Bencomo / Cuando mandan los Travoltas desde una burbuja

187

Corría el año 1976 y Randal Kleiser salía en pantalla con un largometraje llamado “El muchacho en la burbuja de plástico”, era una película protagonizada por John Travolta quien dos años después sería reconocido gracias a Hollywood  en la banal y fría  “Vaselina”

Travolta encarnaba a un chico que había nacido sin defensas inmunológicas,  por lo cual todo contacto con el mundo le afectaba, creció dentro de una burbuja de plástico y estudio a través de cámaras.

Al parecer, algunos gobernantes y líderes simulan a Travolta con su envaselinado pelo y su cara de niño, dirigiendo su parcelita desde una burbuja de plástico en la cual se sienten seguros, mientras no se acerque nadie que los incomode.

Estos tienen problemas en su sistema inmunológico político, les afecta la crítica, les preocupa la queja o el reclamo, son como una cebolla, si la cortas,  llora. El habitante de la burbuja termina pensando que se le debe creer todo y cuando es cuestionado se victimiza.

Hay diferentes tipos de burbujas, algunas son móviles con vidrios oscuros, otras son con piscinas. Hay burbujas en ministerios y despachos, hay burbujas dentro de oficinas, incluso, hay burbujitas de plástico menos resistentes, para subalternos y aspirantes. Ya comenzaron a aparecer signos burbujas en los barrios y en dirigentes menores. 

El problema de la burbuja es que desde allí se gobierna, se decide y se dirige o se pretende dirigir. La burbuja no es exclusiva de un partido. Hay burbujas en la oposición y hasta en la iglesia. Tampoco es siempre un chico, hay mujeres y hasta viejo emburbujados.

En la burbuja no cabe mucha gente, te puedes acercar pero no puedes entrar. Algunos se consideran “afortunados y agradecidos” porque los dejan ver a través del plástico de afuera hacia adentro. Las burbujas no son de izquierda ni de derecha, solo son burbujas.

La burbuja es cuidada celosamente por unos guardianes que no están armados, solo se encargan de “informar” al muchacho de la burbuja de lo que dicen de él. Los guardianes le hacen creer que lo protegen,  son expertos lisonjeros.

La burbuja no siempre es ocupada por el mismo muchacho. Estos van cambiando con el tiempo. Algunos guardianes son expertos ramplando y sobreviven en la burbuja.

En la película,  Travolta se convierte en un ser brillante dentro de la burbuja y todo andaba muy bien hasta que aparece Gina, una hermosa joven que lo contempla a través del plástico. El amor es el detonante.

En tiempos de crisis las burbujas se masifican. Muchos optan por fortalecer su burbuja ante  el temor, y como en Juegos de Tronos, algunos creen que se acerca el invierno, y no será precisamente una doncella como Gina quien  se plante ante la burbuja.

Orlando Medina Bencomo

Facebook
Loading...

1 Comentario

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.