MÁXIMO BLANCO / Un país maula

94

máximo blanco - deuda

La deuda pública externa de Venezuela está regada por el mundo. A cada santo le debemos una vela. Y no sabemos con exactitud su monto, pues el régimen no publica estos compromisos.

Para 1998, cuando comenzó está «revolución»,  la deuda pública externa montaba unos 23.000 millones de dólares, pero hoy,  entre múltiples cifras, debemos alrededor de unos 175.000 millones de dólares  (Luis V. León ), triplicación que echó  por tierra las  mentiras que puso a circular el gobierno de que había cancelado la deuda.

Desde el 2017, en plena crisis petrolera, el gobierno empezó a dar tumbos , y la escasez de divisas lo indujo a realizar solamente pagos selectivos de la deuda.

A partir de allí continuó  sin pagar, y empezó a buscar caminos para renegociar la deuda externa; situación que al parecer logró sólo con los gobiernos aliados de China y Rusia.

Esta creciente deuda mantiene al régimen contra la pared. No consigue recursos para enfrentar la pandemia. No encuentra financiamiento para reactivar la economía. Y no logra renegociarla para salvar activos del país que están en garantías por la deuda.

En este orden, nuestra empresa CITGO está en pico de zamuro. El 51,1% de sus acciones están en garantías por los bonos PDVSA 2020 , que vencen el 27 de octubre ($913 millones) del presente año, y por otro lado, el 49,9% de las acciones restantes están  en garantía a la empresa  rusa Rosneft por endeudamiento.

Pero además, la empresa canadiense Crystallex también quiere ponerle la mano a  Citgo, por la expropiación de los activos que le hiciera Hugo Chávez en el 2008.

Este grave problema es una herencia dejada fundamentalmente, por el régimen de Hugo Chávez quien, en medio de una bonanza petrolera  y en sus sueños de faraón, aumentó irresponsablemente la deuda externa de Venezuela.

Los especialistas coinciden en que Venezuela no tiene capacidad para pagar su deuda externa. PDVSA está quebrada y las divisas que llegan al país  no alcanzan para saldar esos compromisos.

Venezuela está en default. El 10% de la deuda pública externa, ya está en litigio, y unas 60 demandas pesan sobre el país, por diferentes tipos de deudas. Jesús Cacique sostiene que los impagos rondan los 22.000 millones de dólares.

El tema está sobre el tapete. Maduro, nuevamente, aludiendo como traba las sanciones de Estados Unidos ha propuesto la interrupción de los pagos de capitales e interés a los tenedores de los bonos de la República, de la Electricidad de Caracas y de PDVSA, para buscar una renegociación de la deuda. Les ha dado un plazo a los tenedores de los bonos hasta el 13 de octubre del presente para lograr un acuerdo.

Maduro lo que ha ofrecido es la voluntad de pagar. Cuando no se cancelen los bonos que vencen en octubre y los que vencen en noviembre, como va a ocurrir, seremos un país maula. Con lo que habrá menos oxígeno para arrancar la recuperación del país, y, por ahora,  seguiremos  en este tremedal.

Economista Máximo Blanco

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.