Los Tubazos del Domingo / ¿Quién es el problema: Ellos o nosotros?

296

Vacunación obligatoria…La necesidad de flexibilizar el sistema de convivencia y de retornar a la normalidad, se ve frenado ante el temor del repunte de casos Covid.

Por ello, diferentes gobiernos en el mundo plantean  estrategias que presionen, motiven o faciliten la vacunación acelerada de personas.

Solo la inmunización frenará la propagación del Covid. El caso es que  ahora hay vacunas, pero empiezan a pronunciarse los que no desean vacunarse.

Razones

La gran interrogante aquí es: ¿por qué muchas personas no están vacunadas?

1.- Porque no han podido hacerlo. No les ha llegado la información o no han podido desplazarse hasta los puntos de vacunación.

2.- Porque han estado enfermos de gripe, virus o malestares en los momentos en que han tenido la oportunidad de vacunarse.

3.– Porque no han tenido interés de hacerlo, a sabiendas de que es necesario, no se han esforzado en buscar un centro de vacunación.

4.- Porque tienen miedo o no creen que sea necesario. Consideran que esta puede causarles problemas o desconfían por el origen ruso o chino de estas.

Las cuatro afirmaciones anteriores fueron las más sobresalientes durante una conversa con un amplio grupo de actores sociales.

De todas, la más llamativa es la 4. Definitivamente hay gente que no desea vacunarse. Aunque usted no lo crea.

Entre mi derecho y el tuyo

El debate que surge aquí es complicado. El derecho que tiene un ciudadano a colocarse o no una vacuna y el derecho del estado a proteger a los ciudadanos ante un contagio originado por alguien que pudo haberse vacunado y no lo hizo.

Control

Toda la reflexión anterior viene al caso en vista de que se está asegurando de buena fuente, que en el estado Guárico, comenzarán a exigir la tarjeta de vacunación contra la covid19.

La misma se solicitaría en estaciones de servicios y puntos de control.

Sin embargo, el pasado 11 de octubre, el Ministerio de Sanidad desmintió que se esté solicitando esta tarjeta en puestos fronterizo y demás sitios públicos.

¿Puede limitarse un derecho como surtir combustible o ingresar a un sitio determinado por no estar vacunado?

Es un debate que debe ser bien pensado, sin politizarlo. Pues la salud y la seguridad de todos están por encima de las posiciones personales de pocos. Sobre todo, si estos pocos, ponen en peligro a muchos.

Una solución para minimizar el impacto de esta decisión es incrementar los puntos de vacunación e instalar estos en estaciones de servicios y espacios donde se vaya a exigir dicho carnet.

Vivarachos

Conociendo la viveza criolla de algunos, no es de extrañar que dentro de poco veamos detenidos por vender cartoncitos que digan que no vacunados sí están vacunados.

¿Dónde está el problema: en un «rrrégimen dictatorial» que quiere obligarnos a vacunarnos o en  personas que no quieren inmunizarse ante un virus mortal?

El problema no es solo el gobierno

El pan diario es el de escuchar a las personas hablando mal del gobierno. Cosa que es muy sabrosa y es un derecho. A nadie critico por esto.

Sin embargo, me he preguntado mil veces hasta que punto nosotros también somos el problema.

El árbol caído

El pasado  jueves un árbol cayó en la calle principal de La Morera. El frondoso árbol estaba dentro de las instalaciones de la escuela Federación Venezolana de Maestros.

El mismo quedó  guindando a una altura de dos metros entre la pared de la escuela y las guayas y el techo de la vieja emisora Radio Guárico.

Hasta allí me acerqué para hacer unas fotos, era todo un escenario complicado: Paso interrumpido, guayas reventadas, ramas cayendo al suelo y bomberos cortando el árbol.

De seguro usted se preguntará: ¿por qué incluí esta nota en la columna?

Pues porque con todo el escenario descrito, las personas insistían en pasar por debajo del árbol. A pesar de las advertencias de una joven bombera, las personas se molestaban y pasaba debajo del árbol a punto de caer.

Tan grave era la situación, que debieron colocar tres policías para que las personas no pasaran por el peligroso lugar.

Mientras, otros miraban indignados la actitud de quienes pasaban. ¿Qué hubiese pasado si alguien sale herido? ¿A quién culpamos?

Homofobia e infantilismo

En el momento en que todos exigen unidad y madurez política, los guariqueños vemos todo lo contrario.

Siempre hemos soñado con tener, no solo políticos honestos, sino también formados y maduros,

Tristemente, en plena campaña electoral vemos actitudes infantiles, inmaduras y vergonzosas.

El debate ya no es de ideas y propuestas. Ahora buscamos etiquetar y malponer al otro. Lo que no es verdad, se lo inventamos.

Los 11 principios de Joseph Goebbels son puestos en práctica de la manera más cruda.

La homofobia, enfermedad oculta en la mente, sale a flote entre nuestros políticos. Ahora el debate es «quien es más maricón».

Puedo aceptar que “ciudadanos comunes” en medio de un café o licor, expresen toda clase de locuras y sandeces.

Pero que un político, candidato y dirigente de un partido genere un debate  acusando y señalando a sus adversarios de homosexuales, no lo concibo.

Ahora hay grupos de WhatsApp en donde quienes pretenden gobernar drenan su verdadera personalidad.

Mientras el país exige a grito soluciones y la gente anda en la calle buscando que comer. Nuestros magnos dirigentes pasan el dia haciendo montajes artesanales y expresándose como en una jungla.

¿Cómo pretendemos solucionar la crisis de este país con políticos que creen que esto es un jueguito de burla y mensajitos en redes?

¿De quién es el problema: de los niños que juegan a ser políticos o de los ciudadanos que no exigen cordura a sus  dirigentes?

Mientras  en las cárceles y en la mafia hay códigos: «Ni mujeres ni niños serán victimas». En la política no hay límite. Cuálquier bajeza es válida para desacreditar al otro.

Los que ayer criticaban a líderes del gobierno por sus abusos en el lenguaje, actitud reprochable, hoy  hacen lo mismo. Bajo el lema: Lo que es igual no es trampa. 

Podremos cambiar al gobierno y mejorar la economía, pero mientras sigamos arrojando basura en la calle, comiéndonos la luz roja y tildando de maricón a todo adversario político, seguiremos siendo los mismos.

El personaje de ficción Jack Sparrow dijo: «El problema no es el problema. El problema es tu actitud frente al problema».

Orlando Medina Bencomo / El Tubazo Digital

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.