Los Tubazos del Domingo / Invasión sin gasolina y sin oposición

1448

invasión gasolina

Sorprende la ligereza y la falta de madurez política para debatir y opinar sobre la llamada “invasión” estadounidense en Venezuela. En medio de esta pandemia y crisis económica (ambas mundiales) cabe decir  ante la amenaza de invasión:

1.- El gobierno estadounidense es más sádico y malvado de los que muchos creen.

2.- Algunos en Venezuela que aplauden y ovulan con este anuncio, son más extremistas, por no utilizar otra palabra,  de lo que se pueda imaginar.

¿Por qué la amenaza es más creíble en este momento?

Desde hace algunos años se hacen y reciclan informaciones de “invasiones” y la llegada de los “catires altotes”,  así definen a los marines algunas damas de la llamada  “sociedad”. Hoy las piezas del ajedrez se mueven más rápido. Por qué ocurre esto:

1.- Este es un año electoral en los Estados Unidos. Las vientos de guerra siempre coinciden con este evento.

2.- El tema del coronavirus sigue avanzando en ese país. Una escalada internacional genera dividendos y desvía el tema.

3.- Las encuestas para Trump iban bien hasta hace dos meses. Esta haciendo una jugada adelantada

4.– Guaidó fracasó en su tarea, solo, débil y virtual. No logra calar y comienza a caer. No pudo hacer la tarea. Toca ensuciarse las manos a los de afuera.

5.- Si bien es cierto que algunos países como Colombia, Brasil y Ecuador están muy mal en este momento, sus mandatarios prestarían su territorio y espacio aéreo para “colaborar” con el abuelito Trump.

¿Y mientras tanto: Qué hace Maduro?

Este domingo se difundió una carta en donde el presidente de Venezuela Nicolás Maduro se dirige al pueblo estadounidense:

 “Mientras el mundo se enfoca en atender la emergencia del Covid-19, el gobierno de Trump instrumentalizando una vez más las instituciones para alcanzar sus objetivos electorales y basándose en infamias bajo pretextos de la lucha contra las drogas, ha ordenado el despliegue militar más grande de Estados Unidos hacia nuestra región en 30 años, con el fin de amenazar a Venezuela y de llevar a nuestra región a un conflicto bélico costoso, sangriento y de duración indefinida”.

Maduro mueve sus fichas diplomáticas. Apela a la estrategia comunicacional, desplaza artillería hacia ciertos puntos y prepara sus estrategias que no se anuncian. Mientras China y Rusia, no es que vienen, es que ya están aquí. 

¿Donde están  las oposiciónes venezolanas?

Hay una oposición mayoritaria, es antipartido, milita en redes sociales, muchos de ellos de forma inteligente y constante. Otros  extremistas, son estos últimos quienes difunden  y aúpan toda clase de aventura violenta.

Otra oposición la conforman  militantes y dirigentes  de partidos agrupados en la llamada “Mesa de Diálogo”. Quienes allí están se desmarcan y fijan posición en contra de esta propuesta.

Mientras que partidos tradicionales como AD Y Copei, lo han dicho a través de sus voceros principales: Están en contra de Maduro pero no aprueban esto tampoco.

Existe otra oposición de izquierda, algunos chavistas, antiimperialistas. Se desmarcaron de Maduro hace algún tiempo, pero también se desmarcan del gobierno de los Estados Unidos.

Finalmente quedan ciertas voces vagando en el mundo que mediante redes sociales apelan a videos para explicar porque es importante que nos “invadan los gringos”.

Diosdado advierte

El segundo al mando, Diosdado Cabello lo ha advertido varias veces: “Si llegase a ocurrir una invasión quienes aúpan esta idea serán considerados enemigos”.

A muchos les sorprende esa expresión, pero es la frase normal y lógica: Una invasión o agresión es un acto de guerra.

En momentos así hasta el mismisimo José Gregorio Hernández fijo posición patriótica (a favor del país no de un mandatario).

Si la sociedad se divide entre quienes apoyan una agresión contra el país y quienes la adversan, estaremos más polarizados y radicalizados.

En un escenario así, con estado de excepción, las medidas se radicalizarían, sin mencionar mayor escazes. Los guerreros del teclado y las redes quedarían neutralizados, solo hay que bajar la cuchilla, y eso no le cuesta mucho al gobierno.

Madurez política

Algunos debates sobre este tema han sido muy simplistas, tildando de colaboradores o “maduristas” a todo el que se oponga a la llamada invasión. Falta mucha escuela política. El antiimperialismo no es sinónimo o exclusividad de la izquierda.

México es de tradición antiimperialista y quienes lo gobernaron por 70 años, el PRI, no tienen nada que ver con la izquierda. Los mismos adecos cuando nacieron se definían como antiimperialista.

 Coronavirus

En medio de la locura, cada gobierno sigue enfrentando la pandemia. Será la Organización Mundial de la Salud, quienes dentro de unos meses evaluen la situación y muestren cifras y conclusiones sobre quienes manejaron esto con seriedad y quienes no tomaron medidas a tiempo.

Cifras

Venezuela muestra 7 fallecidos y 159 casos hasta este domingo. He escuchado voces asegurar, casi que lo desean, de que hay más casos. Esconder un caso de coronavirus es complejo. Cada paciente tiene un cerco familiar y es atendido por varios especialistas.

A pesar de las malas condiciones de algunos centros hospitalarios, aun no han pasado la prueba de fuego. El bajo número de casos los mantiene en alerta. Camas, respiradores, médicos y pruebas están esperando.

Gasolina

En toda crisis surge creatividad y perversión: El caso de la gasolina es terrible. Entregar las bombas de gasolina a militares es mala idea. Fueron estos mismos de verde quienes quebraron la empresa. Voces denuncian bachaqueo de gasolina, venta en dólares y manejo de estaciones como bodegas.

Alguien debe poner orden en este desastre. Los médicos y comerciantes humillados por funcionarios que no están preparado ni siquiera para atender público. Periodistas están peor, fueron casi que inmovilizados y cercados.  Ahora se comercializa la gasolina en la calle, a un dólar por litro.

Orlando Medina Bencomo / El Tubazo Digital

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.