Los Tubazos del Domingo / Estos políticos tiene piel de cebolla

496

piel de cebolla

El carnaval es una especie de tregua en donde hasta los políticos le bajan 2 a su trabajo o a la torta que están poniendo.

Entramos a marzo y señores: Tenemos el mismo presidente. Guaidó sigue sin lograr nada. Y no tenemos CNE.

Otra Marcha

Guaidó luego de su gira por varios países regresa a Venezuela y anuncia que habrá una marcha dentro de 20 días. Si las marchas fueran multitudinarias y simultáneas en todo el país, se justificaría el tiempo.

Las marchas convocadas por Guaidó cada vez son de menor participación y ya hay ciudades donde no se realizan.

CNE

Cobran fuerza y coge cuerpo las elecciones de la Asamblea Nacional. La designación de un nuevo CNE es el primer paso.

Según  el artículo 8 de la Ley Orgánica del Poder Electoral (LOPE) los 5 rectores del CNE tienen un periodo de siete (7) años.

Ninguno de ellos tiene su periodo vencido: Tibisay Lucena, Sandra Oblitas y Luis Emilio Rondón, fueron electos en 2014, su periodo termina en el 2021.

Mientras que Socorro Hernández y Tania D’ Amelio fueron electas en 2016, su periodo legal termina en 2023.

Su salida es política, negociada. Sin embargo hay consenso para salir de 4 de ellos. El único que goza del visto bueno de todos los sectores es          Luis Emilio Rondón González, actual  Presidente de la Comisión de Participación, Política y Financiamiento. Este se formó en el ente comicial, tiene la experiencia y ha sabido ser un punto de equilibrio.

Elecciones

Si las elecciones de la Asamblea Nacional se concretan, será el primer golpe para Juan Guaidó salvo que este acepte participar, lo cual parecería un virage.

Dos escenarios se presentarían ante un anuncio como este:

1.– Voluntad Popular y su líder Juan Guaidó deciden no participar y se quedan con algunos sectores minoritarios y un alto número de seguidores no militantes.

2.- Guaidó sorprende en un giro estratégico y ante un nuevo CNE más balanceado, y sabiendo que no lo podrán inhabilitar, decide participar.

De ocurrir el escenario uno, será una derrota parcial. Guaidó seguiría en batalla, pero en medio de un carnaval político.

La tesis de “participar” cobra fuerza cada día más. El gobierno dice estar listo y sus partidos satélites, llámese “Polo Patriótico” se suman disciplinadamente.

En la Mesa de Diálogo, cada día se suma un aliado: MAS, Soluciones, Avanzada Progresista, Redes, junto a Bertucci y Copei ya fijaron posición.

Sectores “chavistas” disidente también comparten esta propuesta, incluso, desde Aragua se confirma la realización de un Pleno Nacional en Caracas, la posición de la mayoría de los Secretarios Generales seccionales de Acción Democrática coinciden en participar, lo mismo sucede en Un Nuevo Tiempo.

De ocurrir el escenario dos, con un Guaidó como candidato a diputado, el gobierno se las vería apretado. En pleno proceso electoral y con los ojos del mundo puesto en Venezuela, Guaidó se movería como “Pedro por su casa”.

Sería el líder, jefe de campaña y portaaviones de muchos. El caudal de votos que este sacaría en su circuito lo legitimaría. Solo tendría un reto, unir a la oposición. Esta tesis no es tan descabellada.

Piel de cebolla

Algunos funcionarios, políticos y gobernantes parecieran tener piel de cebolla. Si los mencionas, cuestionas, señalas o criticas, son como la cebolla cuando la pican: lloran.

Quienes ocupan altos cargos realizan una gestión, estos deben aceptar, tolerar y digerir la crítica. Desde esta columna no buscamos casarnos ni congraciarnos con ningún gobernante ni líder opositor. Tampoco buscamos “atacar”.

Nos duele la ciudad, nos duele el estado. Hacer silencio en una ciudad a oscuras, sin aseo, llena de huecos, tomada por los bachacqueros es traición a la patria.

La semana pasada dijimos que la gestión de los alcaldes pone en peligro la elección de los diputados rojitos en sus circuitos. Hoy lo ratificamos.

Causas

Cuando se señala a un alcalde o alcaldesa, se refiere a su gestión, no a su persona. En el caso de Guárico el resultado de la gestión de casi la totalidad de los alcaldes y alcaldesas es de “valoración negativa”.

Preocupa que las ciudades con más población electoral estén tan mal, preocupa que incluso, municipios que fueron ejemplo de gerencia, como Camaguán, hayan caído en su gestión.

¿Por qué hemos llegado hasta aquí y con piel de cebolla?

1.- Mucho de estos hombres y mujeres antes de ser electos eran, cuadros políticos, lideres en sus áreas, directores generales o funcionarios eficientes. Como es que ahora presentan estas fallas

2.- La falta de recursos y apoyo nacional, afecta considerablemente la gestión, sumado al voto de silencio, está prohibido quejarse del presidente y sus ministros.

3.- La ausencia de un partido que controle y fiscalice afecta la gestión. En esa “melcocha” de pueblo, partido y gobierno, como una misma cosa, los alcaldes y gobernadores se convirtieron en juez y parte.

4.- La poca libertad para designar a sus directores, obliga a trabajar con “funcionarios impuestos”. Un alcalde necesita: gerentes, técnicos, administradores y fiscales, no necesariamente deben ser rojitos.

5.- La ausencia de una escuela de gerencia que se instale en estos espacios como equipo asesor.

6.- Finalmente, una alcaldía sin vehículo y sin presupuesto, cargando con “camaradas” intocables, poca respuesta podrá dar, ni siquiera podrá recoger la basura. Su gran tragedia es que tienen PIEL DE CEBOLLA.

Orlando Medina Bencomo / El Tubazo Digital

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.