Lo que usted no sabía de la electricidad en Calabozo

235

Guárico.- La historia de la electricidad en Calabozo, comenzó cuando Carlos del Pozo y Sucre (1743 – 1814) comenzó sus experimentos eléctricos. Del Pozo fue un destacado científico experimental autodidacta que vivió en nuestra ciudad entre 1785 y 1810 donde desarrolló su habilidad mecánica y su afición por la física para producir electricidad.

Este personaje, no era ingeniero, pero construyó una máquina eléctrica de grandes discos, para generar electricidad. Este ingenioso inventor experimental, además de esa maquina, también construyó unos pararrayos que colocó en sitios estratégicos de Calabozo con el fin de evitar los devastadores estragos que originan las descargas eléctricas que producen las tempestades en épocas de lluvia.

Es así como todavía podemos observar estos pararrayos colocados en las cúpulas de las tres iglesias mayores del poblado como son: La Catedral Metropolitana, la iglesia de Las Mercedes y la iglesia Nuestra Señora del Carmen.

En el libro “Lugares y Gentes de mi Pueblo” del autor calaboceño Jesús José Loreto Loreto (1968), encontramos que en Calabozo hubo unas plantas eléctricas que funcionaba con leña, es decir, que la caldera del motor de vapor, era alimentado con leña de chaparro seco, que servía como combustible.

La primera de estas maquina estaba en el negocio de don Luis Corrales, situado en la calle 5, esquina con carrera 9 y la segunda estuvo ubicada en la carrera 9, esquina con la calle 6. Narra el autor de la referida obra (pág. 212) que esta última planta, vino a reemplazar a la de don Luis Corrales. 

Para la inauguración de la Represa de Calabozo (16/12/1956), se instaló una planta de mayor envergadura, para alumbrar a la ciudad y para poder mover las grandes compuertas del aliviadero de la represa y para el alumbrado de todo el Sistema de Riego Río Guárico.

A comienzos de diciembre del año pasado (2018), pude entrevistar a uno de los trabajadores de la antigua Compañía de electricidad “Cadafe”, hoy convertida en Corpoelec, con el fin de recaudar más información sobre este tema.

Fue así que me entrevisté con el señor José Manuel Camejo, que a decir de sus antiguos compañeros de trabajo, es uno de los trabajadores más antiguos de dicha compañía que está vivo y que en la actualidad cuenta con 89 años de edad y mantiene su mente, sorprendentemente, lucida. 

Me contó Camejo, que él comenzó, en 1956, a trabajar como obrero en la vieja planta eléctrica que estaba ubicada frente a la antigua Caja de Agua de Calabozo, desempañándose como lector de Cadafe.

Dijo que después, pidió cambio para la planta que estaba en la avenida 23 de enero. Que La Planta vieja, frente a la caja de agua, era administrada por el Estado y se llamaba Electricidad del Guárico y que desde el 27 de octubre de 1958 pasó a llamarse Compañía Anónima de Administración y Fomento Eléctrico (CADAFE).

Dicha planta contaba con cuatro motores Diesel: uno de 575 Kw/h y tres pequeños de 250 Kw/h. Que el gasoil era traído en gandolas de 44.000 litros que venían del estado Carabobo y el personal de la planta estaba bajo la administración de la Gerencia de Producción de Valencia.

Dijo el señor Camejo, que años más tarde, interconectaron el servicio eléctrico con el Gurí, dejando sin efecto a la planta eléctrica a gasoil, la cual fue trasladada posteriormente a Puerto Ayacucho y todos sus empleados fueron jubilados.

También me contó, que estuvo 25 años de servicio en esa empresa: desde el 15 de enero de 1956 hasta el 13 de noviembre de 1981. Actualmente, Camejo vive felizmente con su familia, en la carrera 4 entre calles 6 y 7.

Continuando con mi investigación, me conseguí que en 1955,llega a Calabozo la que será recordada como “La Maestra del Pueblo”: Iris Milano de Orta (q.e.p.d.) quien un año atrás había contraído nupcias con el señor Héctor Orta, quien para entonces era Tesorero del estado Guárico y que por instrucciones del Presidente Marco Pérez Jiménez le habían encargado traer la Línea de Transmisión Eléctrica desde la Subestación “La Cabrera” que viene desde San Juan-El Sombrero-Calabozo. 

El 16 de Agosto de 2015, la periodista calaboceña Zulay Carrillo, entrevistó para el Diario “La Antena” a la maestra Iris Milano de Orta y ésta le contó lo siguiente: “Cuando llegamos a Calabozo las aceras eran altas de piedras y los postes eran de palo. A las seis de la tarde llegaba un hombre con un mechuzo (de alquitrán) a prenderlos. Mi esposo trajo poco a poco la luz eléctrica desde “La Cabrera” en Maracay hasta Calabozo. Ya habían empezado los trabajos de la Represa y estaban terminando las casas del Centro Administrativo que costaban 20 mil y 30 mil bolívares. Estando en Calabozo ocurrió el gran ciclón (18/10/1955) que los calaboceños aún recuerdan. Ese día del ciclón se cayeron varios faroles y quedó el pueblo oscuro de nuevo, pero mi esposo buscó recursos, y colocaron todo como estaba otra vez”. 

Los manuales especializados indican que este servicio tiene 3 etapas: 1.- La Producción, 2.- La Trasmisión y 3.- La Distribución. Calabozo se anota en esta última ya que no la produce y por el Guárico pasan casi todas las líneas de trasmisión que vienen de las hidroeléctricas de Guayana.

A Calabozo le llega suficiente energía por sus 3 líneas: La Horqueta (que viene de Villa de Cura), San Gerónimo (Valle de la Pascua-El Sombrero-Calabozo) y la de La Cabrera: San Juan-El Sombrero-Calabozo. 

NOTA: Foto de la máquina de generar electricidad de Carlos del Pozo. En la cúpula de la iglesia del Carmen existe uno de los pararrayos de Carlos del Pozo, así como en la Catedral y en la iglesia Las Mercedes.

Por: Ysnardo Conigliaro
Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.