Lenin: El fundador del comunismo es ahora marca de cigarrillos y vodka

44
Cigarrillos “Prima nostalgia” con el rostro de Lenin.

1  Los fundadores del comunismo lo decían una y mil veces: lo único estable es la dialéctica: todo cambia, nada es eterno. Pero hay algunos que siguen  creyendo en el comunismo, una ideología vencida. No obstante, según la misma dialéctica marxista, las ideologías  pasan de moda.

2  En la época soviética se hablaba de Lenin con el respeto que se le tiene a las deidades, ahora las cosas dieron su giro dialéctico.

¿Qué queda de Lenin en Rusia? Muy poco o tal vez mucho.  En los programas de Tv se le insulta. Se le llama calvo sifilítico (no me lo contaron, lo vi). Recogí de un basurero de Moscú un retrato de Lenin que probablemente adornaba una oficina en tiempos del socialismo real. ¿Quién pasó al basurero de la Historia?

En el aeropuerto el oficial me pide que pase el retrato por el aparato de rayos X. Le digo: es de Lenin, y él me contesta con una sonrisa sarcástica: ya no creemos en ese viejito. Todos los políticos amados y eternos fueron inmortales como los dioses del Olimpo.  Toda una aporía.Nietzsche y el ocaso de los ídolos.

En la URSS vendía un cigarrillo sin filtro, de poca calidad, llamado  “Prima”. Por su bajo costo era el preferido de los estudiantes. Bueno, ese cigarrillo todavía se vende pero con algunos cambios: la cajetilla es roja, tiene el rostro de Lenin y se llama “Prima nostalgia”. Sin comentarios.

La bebida espirituosa nacional en Rusia, como todos sabemos, es el vodka (agüita). Se fabricaba con diferentes grados alcohólicos. El gobierno zarista, a finales del siglo XIX, solicitó al único hombre de aquella época que podía hacer un reglamento sobre la producción de vodka. Dimitri Mendelev, el mismo de la Tabla Periódica, estableció en 1894  cómo y con cuántos grados debía destilarse el vodka. Desde  entonces aparecieron vodkas de diferentes tipos y marcas, pero todos de 40 grados.

En los tiempos de Andropov se popularizó un vodka barato con una etiqueta verde. La gente la llamaba  “ andropovskaia”.

En los tiempos que corren, que son los de Putin, aparecieron vodkas que recuerdan los nombres de políticos: “Putinka”, de Putin. “Valodia y los osos” (Valodia y Medvedi : Valodia es el diminutivo de Vladimir (Putin), mientras que Medvediev es el segundo hombre a bordo de Moscú y cuyo apellido proviene de la palabra  oso. “Vodka del Zar” para recordar a Pedro El Grande. Pero la más exótica y hasta burlesca es “Lenin en botella”, la cual se vende con una respectiva cantimplora con el rostro del líder soviético. Él, que era abstemio, ahora es bebido por  todos.

Pedro el Grande construyó una ciudad y participó con sus propias manos: Petrogrado o San Petersburgo. A la muerte de Lenin se le llamó Leningrado. Gorki dijo que eso era correcto, pero acotó que ambos personajes  tenía la misma relevancia histórica para Rusia.

Los expertos en cultura etílica afirman que el vodka de Pedro El Grande es mejor que el de Lenin; entonces se entiende porque  la ciudad de la Revolución Rusa se llama  nuevamente San Petersburgo: ironías del destino.

En lo que a mí respecta las probé todas, y dije que me parecieron iguales. Un  compañero de trago me explicó: el vodka es uno solo. Lo vierten de un mismo barril pero en diferentes botellas. Placebos para el alma, el galillo y el hígado.

6  El arte refleja la realidad. Las matrioskas son la manifestación más conocida del arte popular ruso. En Arbat, el centro histórico y artístico de Moscú, se venden unas matrioskas con los retratos de algunos políticos. En orden descendiente por tamaño allí están: Putin, Yelsin, Gorbachov, Stalin, y de último Lenin en miniatura, porque es así como lo ven las nuevas generaciones. Todo pasa y todo queda, dice Antonio Machado en sus Cantares.

7  En la actual Rusia capitalista se libra una batalla para derribar las estatuas de Lenin.  Sus retratos fueron arrojados a la basura. Ya lo dije. En la Plaza Roja un señor muy parecido a Lenin permite fotografías por unos cuantos rublos. A veces un gendarme lo acosa y el Doble de Lenin  debe correr como en la época del zar. Segundas partes nunca fueron buenas, dijo Cervantes.

De tiempo en tiempo algunos rusos quieren sacar a Lenin de la Plaza Roja, pero no pueden: ningún pueblo quiere aceptar su momia; y Putin dice que eso deben decidirlo las generaciones futuras. Prudente  decisión.

8  Sartre dijo que todas las corrientes filosóficas necesariamente serán historia.  El marxismo (socialismo, comunismo) ya es historia; sólo que algunos no quieren darse por enterados de la caída del Muro de Berlín y del derrumbe de la URSS.

9  El marxismo combatió la religión (la  religión es el opio de los pueblos, Marx dixit)  con tal dureza que terminó convirtiéndose en una de ellas. Pero el marxismo no fue una simple religión. Fue una secta extrema con genocidio estalinista incluido. Ya lo dijo Jorge Luis Borges: Hay que tener cuidado al elegir a los enemigos porque uno termina pareciéndose a ellos.

10  El comunismo fue un sueño que se convirtió en una horrible pesadilla. “La teoría marxista era absolutamente falsa y pretenciosa. El marxismo murió de marxismo”, dijo una vez Karl Popper, y agregó: no pasó la prueba del principio de falsabilidad o falsacionismo.

11  Lenin, el adorado  líder comunista, es ahora una simple marca de mercancías capitalistas. Hegel dijo que  la historia se repite como si dijéramos dos veces. Marx lo corrigió: la primera como tragedia, y la segunda como farsa. El marxismo se combate con más marxismo. ¡Popper es un genio!

12  ¡ Sic transit gloria mundi!.

Edgardo Malaspina 

 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.