La Torre de Babel / El pacifismo de Maduro o la paz de los sepulcros

85
Nicolás Maduro
Foto cortesía

Antes de la usurpación, Maduro ejerció el poder por espacio de seis años. Heredó la mala maña de hablar hasta por los codos; al igual, que su predecesor. En palabras de la historiadora e investigadora alemana, Marlis Steinert, se podría decir, que ambos sufrieron y sufren del vicio de » Logorrea » ; el mismo mal del que adolecía, el nazi Adolfo Hitler.

El difunto Chávez y su pupilo Maduro, tremolaban y tremolan, las banderas »  de la paz » . La repitieron y repiten, como buenos discípulos aventajados del Dr. Goebbels ( ministro de propaganda de Hitler), que da la sensación, de que el país, está a borde de una confrontación bélica, con un Estado extranjero; o qué en la vida interna, estamos a punto de una guerra civil .

Pero, el tema de la paz; ha sido en éstos años, una engañifa, propia de los mentirosos compulsivos comunistas; fascistas; y de nazis, en el ejercicio del poder. Se apela al expediente de la paz; porque en el caso de Maduro, él está consciente, de que ha arruinado material y moralmente, a Venezuela; y por vía de consecuencia, la calidad de vida del ciudadano le ha sido menoscabado.

Cuando el usurpador Maduro, por la vía de los hechos, provoca la escasez de alimentos, de medicamentos para los enfermos, el desempleo crónico, la ruina del parque industrial, de la agroindustria, la inseguridad jurídica y personal, en las ciudades y el campo; se podría concluir, que el usurpador, está ejerciendo un tipo de violencia; en apariencia silenciosa; pero, en definitiva inmoral.

La experiencia histórica de los regímenes totalitarios, personalistas y autoritario, en los países que han estado bajo su férula; nos indica, que esas perversiones inhumanas, no responden solamente a malas políticas, a la ineficacia o, a la corrupción administrativa; sino que se corresponden con la ideología, que se profesa ( comunista, fascismo y nazismo). De ahí la recurrencia al tema de la paz; porque, quiénes gobiernan, viven temerosos de que en cualquier momento, la sociedad ofendida y humillada, podría trastornar ese poder envilecido, con tantos engaños y daños infligidos de manera infame.

El concepto de la paz, manidamente trajinado por Maduro ; en su esencia, él lo ha prostituido. Lo ha convertido en una falacia. De ahí, que la gente común; cuando oye su cháchara de la » paz », interpretan, simplemente, que él está hablando de la guerra; porque desde el punto de vista de la ideología comunista, él no cree en la paz. De modo, que el señor Maduro, por más que se afane, a nadie engaña.

El tema no es que Maduro no crea en la paz; porque esa sea su convicción personal; el tema es, que esa convicción lo trasciende, porque ideológicamente; esto es, los marxistas leninistas, la conciben como una estratagema de engañar al contrario.

Claro!! Que anteriormente a los comunistas, antes que Lenin, había gente, que tampoco creía en la paz ni como concepto ni como mecanismo idóneo para la resolución de los conflictos bélicos entre los Estados beligerantes o sometidos; como Napoleón Bonaparte y su paisano, el general Clemenceu ( conocido como el tigre). Este último solía decir a sus oficiales, que: » La paz es para mí la continuación de la guerra » . Por cierto, Clemenceu, con ésta frase, conquistó la simpatía de Adolfo Hitler; y ya conocemos de su aprendizaje.

En la línea de Clemenceu, siempre anduvieron Lenin; Mao Set Tung; Stalin; y desde luego los hermanos Fidel y Raúl Castro.

La bandera de la paz, la sostienen los comunistas, bajo la creencia, de que ellos son la expresión de la verdadera justicia social. Sobre ésta pretensión, el distinguido filósofo y escritor francés Jean – Francois Revel, dejó dicho: » El razonamiento que los convence  de ello se apoya en el axioma de que los » enemigos de la paz »  son los que se oponen a la progresión del socialismo en el mundo.

El socialismo por esencia es pacífico. No pide otra cosa que poder avanzar pacíficamente, sin encontrar resistencia. Solo a partir del momento en que se le resiste, y por lo tanto él no es responsable de esa resistencia, se encuentra en peligro la paz »  ( Jean- Francois Revel: Cómo Terminan Las Democracias ).

Francois Revel, remata con un ejemplo histórico, que desnuda la hipocresía comunista, en tal sentido, dice: » Así, no es el Ejército Rojo el que ha turbado la paz cruzando la frontera afgana, han sido los afganos por su resistencia al Ejército Rojo » .

El que tenga buena memoria debe recordar cómo terminó la invasión soviética ( hoy Rusia) a Afganistán. Es verdad, que los rusos contaminaron con gases venenosos al pueblo afgano; y asesinaron centenares de miles de hombres, mujeres y niños; pero, también es verdad, aunque los rusos de hoy, tratan de ocultarlo; cómo fue su derrota.

El pueblo afgano, a falta de armamento sofisticado, cazaron como conejos a los soldados invasores, en sus propias cuevas; y aparecían degollados. Esa es la historia y no la que cuentan los jerarcas comunistas, de lo que empezó en 1979.

Para entender y comprender, el monstruso crimen cometido por los comunistas- socialistas- marxistas- leninista, contra la humanidad, en nombre de la paz; hay que recurrir al libro de Jean- Francois Revel (Cómo Terminan Las Democracias).

En ese libro medular, el autor, consigna una anécdota llena de vileza, del fundador del partido comunista soviético ( hoy Rusia), Vladimir Lenin; dice, Francois Revel: » Preparando la Conferencia Internacional a la que asistía la URSS ( hoy Rusia), con una rapidez en el cambio que hará escuela, decidió utilizar el lema pacifista con destino a los gobiernos burgueses y social demócratas…En Ginebra, en 1922, la primera proposición de la delegación soviética ( rusa) fue i oh, sorpresa ! en favor de un relanzamiento del desarme.

El jefe de la delegación Chicherin, veterano del bolchevismo, recibió de Lenin la orden de presentar a la conferencia » un vasto programa pacifista » …Desalentado, se queja a su jefe en estos términos: » Durante toda mi vida he luchado contra esas ilusiones pequeño burguesas, y ahora el Buró político me obliga, cuando ya soy viejo a defenderlas…»  Camarada Chicherin…En nombre del programa de nuestro partido revolucionario, usted y yo, hemos luchado contra el pacifismo. Es evidente. Pero dígame dónde y cuándo el partido se ha negado a utilizar el pacifismo para disgregar al enemigo, a la burguesía »  ( Cómo Terminan Las Democracias). Ahí queda de cuerpo entero la impostura comunista sobre la paz.
Y, qué decir del pacifismo de la China Continental Comunista?
Acaso la chinolatria del señor Maduro, hará posible, que Venezuela, por lo menos, no siga sabiendo los horrores brutales, que en nombre de la paz, cometió la dictadura maoísta, en 1959, contra la población del Tíbet.
Dejemos, que el testigo de excepción, para la época, Jean- Francois Revel, nos los cuente: Los asesinos atacaron particularmente las Órdenes monásticas. Los doscientos monjes que habían permanecido en el monasterio de Sechen, en el este del Tíbet, fueron asesinados en un solo día…un ejemplo entre muchos otros. Los chinos torturaron a los religiosos y a los fieles que se negaban abjurar »  ( Cómo Terminan Las Democracias ) .

En parte queda en evidencia la diagnosis de lo que ha sido el comunismo cuando han asaltado el poder, en nombre de los pobres y de la paz.
Alguien se preguntará: Y, dónde están los muertos de Maduro, el usurpador ?

Como premisa hay que decir, que comienzan en los morideros, conocidos como »  Centros Hospitalarios » , que van desde la muerte de niños con cáncer y otras patologías graves, pasando por ancianos, que fallecen por enfermedades crónicas, hasta los caídos en las calles, víctimas del hamponato común; jóvenes promesas asesinados y torturados en las cárceles, por solo pensar distinto, en manos de colectivos ( terroristas) y agentes policíacos.

Las ONG, no oficiales, de los Derechos Humanos, creen, que hay un promedio de víctimas asesinadas anualmente de 20 mil ciudadanos, sin fórmula de juicio, Manu Militari.

El socialismo del siglo 21, hoy por hoy, es la industria de la muerte, en medio de la más grosera impunidad.

Frente a los reclamos, el señor Maduro nos amenaza con más »  Asalto de Paz » ; como afirmara alguna vez, el pensador europeo Betiza, refiriéndose al comunismo de la antigua Unión Soviética ( hoy Rusia).
Como, Maduro, es pródigo en repartir amores, seguramente, nos dará la felicidad de la paz de los sepulcros; si fracasara en su empeño de colocarnos en el falso dilema, para una salida y Cuál es? 
La paz o la guerra. Yo repito al Presidente Pérez:
Amanecerá y veremos.

Ofil Cepeda 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.