José Vicente Flores Muñoz / Salario mínimo justo: Bs.S. 36.000,00

422

San Juan de los Morros.- El gobierno hace como dos (2) meses se ufanó haber aumentado el salario mínimo y por ende las pensiones a medio (1/2) petro, que para ese entonces según cifras aportadas por ellos mismos arrojaba un mil ochocientos soberanos (Bs. S. 1.800,00), en vista de que el petro vale lo mismo que un (1) barril de petróleo, que para esa oportunidad costaba sesenta dólares americanos (60$ EEUU) y tomando en consideración que el dólar llamado DICOM valía sesenta bolívares soberanos (Bs. S. 60,00).

Le metimos medio (1/2) petro, chisteaba el vocero calificado del gobierno Jorge Rodríguez; como haciendo ver que se la habían comido con esto del salario mínimo y que por supuesto los trabajadores y pensionados no tendrían ya más problema cuando al mercado fueran en búsqueda de comida y otras cosas que se requieren para vivir.

Como todo mal chiste, no hubo ningún tipo de gracia que festejar de este aclamado aumento, no contaban con la hiperinflación, el monstruo devorador de ingresos fijos.

Maduro ni siquiera habla de esto, mucho menos de cómo combatirlo, la mejor medida que ha tomado ha sido la de eliminar toda cifra que hable de esto por parte de los organismos competente para ello, como es el caso del Banco central y del propio instituto nacional de estadísticas; lo cierto es que en más o menos dos (2) meses, ese aumento que apenas alcanzaba para comprar únicamente seis (6) kilos de carne al mes, ahora ni siquiera alcanza para un (1) kilo de fiambre, pura sal y agua, se está completamente en la misma situación de hace dos (2) meses, con el agravante que viene diciembre, el mes donde los precios llegan al paroxismo.

La respuesta a este fracasado ajuste salarial no se ha hecho esperar, primero fueron las enfermeras ahora son los maestros, trabajadores de las empresas básicas, etc…, pero no basta el reclamo sectorizado por el logro de un salario justo con alguna clausula compensatoria de su poder adquisitivo en el tiempo, se requiere un reclamo general de todos los trabajadores del país más los pensionados y jubilados.

Maduro y su gobierno no está facultado por nadie para matar a la gente de hambre, ni muchos menos acorralarlos miserablemente.

Estudios serios demuestran que un salario mínimo justo, que permita a una familia de cuatro (4) miembros garantizarse por lo menos los bienes y servicios elementales para su subsistencia sería el de treinta y seis mil bolívares soberanos (Bs. S.36.000,00) al mes, lo que representa actualmente ciento ocho dólares norteamericanos (108 $EEUU), la garantía de mantener este salario en el tiempo e ir poco a poco incrementándolo hasta llegar al promedio del salario mínimo en América del sur que es de trescientos cincuenta dólares norteamericanos (350 $EEUU), no es anclarlo a ningún petro que es como anclar un barco en alta mar, sino anclarlo a la moneda de mayor referencia en el mundo, o sea el dólar de EEUU.

Cuanto le cuesta al gobierno hablar y reconocer que es el dólar EEUU quien marca la pauta en la economía mundial, pero como les gusta a sus integrantes abrir cuentas y mantener sus ahorros en esa moneda.

No queda una, es cierto que quien quiebra una empresa es difícil que la levante; esta gente quebró al país, esperar que sean ellos quien lo levante es bastante pedir. Urgen decisiones de políticas económicas.

José Vicente Flores Muñoz

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.