José Vicente Flores Muñoz / Ruidos, datos y algo más

67

 

¿Por qué no se habla de la hiperinflación?

Por qué el gobierno no nombra por ningún lado la hiperinflación, flagelo una vez definido por este articulista como la metástasis que está llevando a nuestra economía al foso, de donde solo podrá sacarla medidas económicas que verdaderamente combatan a este mal que no para con paños calientes ni retoques que solo disfrazan las consecuencias destructivas que trae consigo en la economía nacional y por ende en las economías familiares.

Las seis medidas económicas enunciadas por el presidente hacen caso omiso de este cáncer destructor. ¿Por qué no se adelanta alguna medida que permita desacelerar o estabilizar los precios de los bienes y servicios? Desconocer que estamos viviendo en la escasez y con ingresos exiguos borrados por estos alocados aumentos de precios no es nada bueno, anunciar medidas tipo maquillajes que hagan ver sin ser cierto que las escaladas de los aumentos van a parar es un engaño, prometer sin ser verdad tal como lo asegura el ahora “ministro de economía” Tarek El Aissami que con estas medidas nuestros ingresos tendrán mayor poder adquisitivo es muy perverso.

Se requieren políticas económicas que frenen la miseria y la fábrica de pobres instalada en este país por la mala administración de este gobierno, quitarle ceros a la moneda, respaldar la nueva moneda con el petro no es garantía de nada y pasar como activo al BCV reservas petroleras no es nada nuevo en fin de cuenta esas reservas son del país y siempre las ha  administrado y contabilizado el BCV.

Son políticas económicas serias para parar la hiperinflación lo que en primera instancia pide el país y posteriormente adelantar lo que haya que adelantar para reactivar la producción que se encuentra en niveles nunca vistos.

Otra Aristobulada

Sin hegemonía corremos el riesgo de perder la revolución en unas elecciones”, estas palabras tomadas del periódico el noticiero digital, fueron emitidas por el conspicuo dirigente socialista Aristóbulo Istúriz en el congreso del PSUV celebrado recientemente.

 Con la intención de quedar más claro con esto de la hegemonía, concepto que siempre he tenido como un antivalor de la democracia, me adentré en la búsqueda de una definición que me aclarara las dudas  que este “justiciero social” intenta sembrar con esa aseveración que sin hegemonía la revolución perdía el control.

Encuentro una: Se denomina hegemonía a la capacidad de dominio sobre una población, agrupación, grupo o entidad de igual tipo que aquel que domina. Tradicionalmente se utiliza el termino de hegemonía para referirse  a la supremacía de un estado sobre otro, pero también puede aplicarse a una amplia serie de situaciones tales como la hegemonía de un grupo sobre otro dentro de una institución, un país, sin consentimiento de la otra parte

Es verdaderamente lamentable observar que el agotamiento del discurso trae como consecuencia el brote descarado de las verdaderas intenciones de ese grupo hegemon enquistado en el gobierno que ha venido descuartizando a nuestra Venezuela  y que su único temor es perder unas elecciones.

La hegemonía mundial de EEUU, satanizada por esta revolución como el imperio malvado destructor de naciones es muy mala. Pero el control y dominio de un grupo de iluminados sobre su propio partido y sobre el propio país es excelente para este nuevo filósofo de la revolución.

El aumento de la gasolina

En ese mismo congreso (el del PSUV), el dirigente Elías Jaua anuncia que se debatirá si se aumenta la gasolina gradualmente o si se ajusta de una buena vez a precios internacionales.

El precio promedio de la gasolina en el mundo actualmente es de 1,59 dólares el litro; en EEUU uno de los países donde es más bajo ese precio es de 0.86 dólares el litro.

 De que locuras se les ocurre hablar a esta gente en momentos tan oscuros para nuestra economía, si consideramos con supuestos evidentes de que el precio de la gasolina se ajustara en un dólar, donde el promedio de compra y venta de esta moneda está en Bs, 3.600.000,00 más o menos, estaríamos hablando de que un tanque de 40 litros se llenaría con Bs.144.000.000, 00

Ajustar el precio de la gasolina ha sido siempre el cuello de botella del gobierno, nunca se preocuparon de esto, pues había suficiente petróleo y se vendía bien, pero ahora cayó la producción y también los precios, se piensa en la gasolina, el venezolano siempre ha considerado a la gasolina como un subsidio de supervivencia.

 Un incremento disparatado del precio acostumbrado de la gasolina no solo afectaría directamente  al transporte sino todo lo que tiene que ver con este sector.

Hacia el abismo

Pareciera que vamos hacia un abismo o nos llevan en un gran tren hacia un abismo. El maquinista y demás operadores tienen la facultad de ver a distancia el abismo, pero vuelta hacia a los pasajeros nos dicen que todo va bien, que vamos por buen camino; solo ellos saben en qué momento saltar. 

José Vicente Flores Muñoz

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.