José Vicente Flores Muñoz / Ruidos, datos y algo más

85

La negación del mercado

Verdaderas expresiones de burlas irradian ciertas declaraciones de jefes del gobierno nacional cuando tratan el asunto del recién aumento del salario mínimo y las pensiones, abro comilla “El presidente consciente de los aumentos habidos en los bienes de consumo  ha decidido aumentar los sueldos y salarios como una manera de equilibrar el poder adquisitivo de los venezolanos”, cierro comillas.

¿Qué significa este aumento?, ¿puede decir el que lo recibe que puede paliar por lo menos su dieta básica y el de su familia?. Sin considerar los esperados aumentos de los productos y servicios que necesariamente requerimos para nuestro sustento, que ya pronto se desataran como demonios por el ya conocido argumento del aumento de los sueldos y salarios, podemos decir que este ajuste de sueldo es un espejismo que en nada soluciona este caos económico que requiere políticas económicas mucho más concretas y eficientes.

Razón tiene el presidente de Colombia Juan Manuel Santos, cuando argumenta en recién entrevista  que la solución al problema económico de Venezuela pasa por la salida de Nicolás Maduro de la presidencia de Venezuela.

Remesas a Bs.2.200.000, 00 por cada dólar

El gobierno acaba de autorizar a las casas de cambio nacionales a transar las remesas en dólares a un valor de Bs, 2.200.000,00 por cada dólar.¿ A qué se debe esta flexibilidad inesperada por parte del gobierno?, será que pretende con esta medida más otras de estilo coercitivo monopolizar las remesas que personas que han salido del país en busca de mejor destino envían a sus familiares.

Pareciera ser que el gobierno pretende con mucha habilidad transformar la tragedia de los in migrantes venezolanos por las causas que conocemos en un buen negocio y así poder captar los dólares que desesperadamente requieren y que no pudieron ser captados por el petro.

Esta asignación de bolívares por dólar que además reconoce abiertamente lo estimado por la criticada página de dólar today, desde luego no será fija tendrá que moverse en función del verdadero precio del dólar o sea el mal llamado dólar paralelo.

Reconocimiento a las enfermeras (os)

La protesta llevada a cabo por el gremio de las enfermeras en estos últimos días  donde solicitan entre otras cosas  un aumento justo  del salario tiene que recibir el apoyo solidario del sector trabajador del país; la labor digna que muchos hombres y mujeres escogen para obtener su sustento diario tiene en sí misma una importancia tremenda en el resto de la población pues su oficio es nada menos que el de atender o auxiliar a la persona que padece alguna enfermedad o contratiempo de salud, es algo como un salvavidas oportuno.

 Son estos mismos profesionales que en su mayoría dependen de un pago derivado del gobierno quienes actualmente enfrentan una situación paupérrima en su remuneración, agravada inclementemente por la desidia y negligencia de quienes fungen de representantes del gobierno en el área de la salud, la deficiencia de insumos básicos para cumplir una buena labor de asistencia médica, los recortes paulatinos de los beneficios sociales de estos trabajadores, los desórdenes del transporte público y tantas cosas feas que se viven a diario, causan en este trabajador verdaderas angustias que lo hacen verse impotentes en el cumplimiento de sus labores.

El reconocimiento de la comunidad debe de estar siempre del lado de estos trabajadores que en su protesta por sus reivindicaciones llevan implícito la verdadera lucha por mejorar el servicio de atención al paciente´.

Lo tardío de las lluvias

En conversaciones con un sobrino; referente a lo tardío de las lluvias, el mismo razonaba lo siguiente: pasa que se ha dejado a un lado los actos celebratorios que reconocían la producción o cosechas de la tierra, de la tierra viene la comida, la tierra y el agua es una combinación milagrosa, ante s se celebraban las buenas cosechas y mediante actos festivos y religiosos se agradecían las lluvias. Escuchando al sobrino pensé en los velorios a la cruz de mayo que hacían en nuestra casa de campo de dónde vengo.

José Vicente Flores Muñoz

 

 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.