José Vicente Flores Muñoz / La pulverización del salario

69

El salario mínimo del venezolano es 60 veces menor que el salario mínimo promedio del resto de los países de América del sur. Un mes de salario en esos países equivale a 5 años de trabajo aquí en Venezuela.

Lo anterior es uno de los grandes logros de este gobierno, poco a poco y con mucho disimulo se ha logrado la pulverización del salario, para de esta manera ejercer dominio y control de la población a través de las bolsas y bonos que hacen llegar de cuando en vez. Con el salario o la pensión no se puede contar, no alcanza para nada si se compra una cosa no se puede comprar la otra, es sal y agua en las manos de quien lo recibe.

Aunado a esto vemos en pleno desarrollo el aumento permanente de los pecios de los bienes y servicios, tema donde el gobierno se ha declarado incompetente, no se ve solución a esto; el paliativo comúnmente utilizado es los risibles aumentos del salario que al rato pasan como desapercibidos, llegando al colmo de aterrorizar a los beneficiarios de estos aumentos porque suponen más aumentos de precios.

Esta gente quebró al país, por donde se le mire no hay vida, además de no tener un salario justo vivimos un caos en la prestación de servicios públicos: la salud, el transporte, el agua y ahora la electricidad.

¿Cuál es el empeño de esta gente seguir allí? ¿Cubanizarnos?  Creo que no lo lograran, el venezolano es de otra estirpe, no podrán doblegarnos, la muestra está en la calle, en el coraje de nuestros diputados en la Asamblea Nacional, nuestro problema ya es de orden internacional, llevar esto a esa instancia ha costado vidas, constancia en la lucha y tenacidad en el propósito.

NO al comunismo, No al socialismo Marxista; no podrán imponer este modelo de vida al venezolano, llevamos sembrado muy adentro el espíritu de libertad, libertad de elegir, de vivir, de decidir y de hacer lo que nos dé la gana siempre dentro del marco constitucional. Creemos en la alternabilidad del poder, nadie esta ungido por nadie para gobernar por siempre a nadie.

La ayuda humanitaria que fue bloqueada por el gobierno no tiene perdón de Dios; ni el salario devengado, ni la bolsa de comida, ni los bonos en caso de que llegaran regularmente son suficientes para comer. La medicina, el vestido y la limpieza son gastos también necesarios sin hablar de otros gastos como recreación e imprevistos.

No permitir este apoyo humanitario bajo el criterio de que no somos mendigo es el colmo del cinismo. Claro que lo necesitamos o es mentira  lo de la medicina para el diabético, para el que sufre de cáncer, para el que sufre de la tensión, la leche para los recién nacidos etc… O cree el gobierno que estamos comiendo bien.

La gente viene acumulando estrecheces y resentimiento, más temprano que tarde vendrá la gota que rebasara el vaso, en ese caso no valdrán los Padrinos, Rodríguez ni Cabellos con sus sarcasmos y cinismos.

El río de la moral y la rectitud está desbordado, pero todo vuelve a su cauce, la lucha es por recuperar el salario pulverizado por esta gente, los servicios públicos, vivir en paz y recuperar la democracia. No estamos solos en esto.

José Vicente Flores Muñoz

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.