José Sant Roz /Esto así no tendrá solución

48

Mierda!: cómo Venezuela está en poder de mafias, increíble, coño!

  1. ¿Es que nadie se puede meter con FARMARROBO, con El Garzón, con casi todas las farmacias, las ferreterías, las ventas de repuestos, las clínicas privadas, las panaderías, los mercados, las mafias del transporte y de muchos centros sindicaleros; contra esa turba de coños de madre que se llevan el efectivo por camionadas, contra cientos de miles de bachaqueros, contra los ladrones de la gasolina e incluso de tanto guardia nacional que se hacen los locos o los cómplices de quienes nos esquilman y nos estafan y humillan…? ¿Contra esa sarta de ineptos, inútiles e indolentes alcaldes, legisladores, policías, fiscales, lideruchos del PSUV, cámaras municipales y gobernadores? Contra esos millones de vagos titulados empleados públicos cuyo único placer es sabotear al país. ¡Dios mío! ¿Si en revolución contra estas plagas no podemos entonces qué carajo hacemos languideciendo y quejándonos como sepultureros a crédito, aquí dónde no vemos una candelita al final de boquerón, y … nada acaba por arreglarse…, qué será lo que nos espera?
  2. ¿Cómo es posible que un hijo de puta con toda su carota del mundo por un pan pida ayer 800.000 bolívares y al día siguiente con toda la cachaza del mundo exija 1.800.000, y agregue sin que nadie pueda contra él: “LO HAGO PORQUE ME DA LA PERRÍSIMA GANA, Y TRÁIGAME A MADURO PARA VENDERSELO, NOJODA, EN 5.000.000!”? y le juro con qué ganas me dieron de buscar gasolina y quemar toda esa lacra. ¡Justicia!, ¡JUSTICIA!, ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA!, ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA!, ¡Justicia!, ¡JUSTICIA!, ¡Justicia!, ¡JUSTICIA!, ¡Justicia!, ¡JUSTICIA!, ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! ¡Justicia!, ¡JUSTICIA! O TENDREMOS QUE SALIR A … O la anarquía nos devorará,…
  3. Y si uno sale como un pendejo, angustiado, deprimido, arrecho, vejado y con ganas de matar o de que a uno lo maten, a buscar ante quien quejarse para que se haga justicia…; y piensa en el partido, en un montón de camaradas que no pueden nada,… ante las Fiscalía, ante la Sundde o como lo llamen,… ante quién sea… para poner la denuncia, a quién llamar de manera urgente…, pues, se encontrará con que no existe un solo ente público o social, o grupal, a quien le interese esa “MIERDA”.
  4. Lo que aterra de este espeluznante peo, es que por doquier te enteras que casi todo el mundo en este entramado de los negocios mercantiles es un mafioso, un lavador de dinero, un matraquero, alguien ligado al narcotráfico o cómplice de esas cientos de redes que nos asfixian y que nos estafan por doquier. ¿Y ante tantos anuncios de salvación, verdaderamente uno se pregunta cómo se podrá contra esta hidra de millones de cabezas?
  5. ¿Cuál es la razón por la cual se está desatando otra vertiginosa alza en los precios? Díganme, que a cada anuncio del Presidente las mafias se desatan y se envalentonan. Estamos viviendo una impresionante inflación no sólo en el bolívar sino en el valor del dólar y del euro dentro del propio territorio nacional. Si algo cuesta un euro o un dólar en el exterior aquí en Venezuela lo venden por el equivalente a veinte o treinta dólares o euros. Y esto se está volviendo imparable.
  6. ¡Ay!, querido y admirado Presidente Maduro, debo insistirle que usted no tiene la más mínima idea de cómo el país está plagado de mafias en los grandes, medianos y pequeños comercios, que parecieran realmente éstos indetectables e intocables por los cuerpos de seguridad o el Ministerio Público. Usted no tiene ni idea, amigo Presidente, cómo, por ejemplo, muchas ferreterías, farmacias y mercados tienen montados tremendos lavados de dinero, unido a los bachaqueros y al narcotráfico, y eso ocurre así en casi todo el Estado Mérida, en los estados Táchira y Barinas, en el Zulia, por ejemplo.
  7. No entendemos por qué el Ministerio Público no le mete el ojo a estos desangres tan grandes, que también tienen que ver con la corrupción en ciertos sectores de la guardia nacional bolivariana y desde las instituciones que deberían velar por los precios justos y así aplicar tremendas sanciones a estos negocios, y no que los sanciones que los hagan desaparecer, carajo!
  8. Insólito, t lo repito: El viernes un pan estaba en “El Garzón” de Mérida en 800.000 bolívares y al día siguiente lo dispararon en 1.800.000 bolívares. ¿Por qué?, porque a los dueños les dio la PERRA GANA de subirlo y contra eso no hay Cristo que valga. Así contestaron: ¡NOS DA LA PERRA GANA Y AQUÍ NO MANDA MADURO!, y gran parte de los que hacían la cola, imbéciles y borregos por naturaleza, muertos de la risa, también apoyaron ese maldito aumento. ¿Entonces?
  9. ¿Cómo cree usted, admirado Presidente, que con todas estas espantosas mafias se va a poner en funcionamiento el nuevo cono monetario?
  10. Yo de veras que veo a veces muy improbable que con el nuevo cono monetario, que con anclaje al Petro, con todos los anuncios y esas medidas en gran parte reiterativas y ya anunciadas en el pasado, se pueda resolver este inmenso caos que promueven los criminales comerciantes, sino se sale de una buena vez, el poder popular organizado y toma todas esas mafias en manos de mercaderes. Es una cadena perversa incontrolable, y hasta pareciera ahora que la gente se regodea en ella.
  11. La única solución sería que ningún comercio, ninguna venta de productos esté en manos de los malditos agiotista y ladrones de la maldita “mano invisible y peluda”. Esa sería la única solución posible a estas alturas de esta crisis. Que todas las ventas de repuestos para carros, que todos los mercados, que todas las tiendas, farmacias y ferreterías, que todas las fruterías y ventas de productos agrícolas pasen a manos del poder popular, esa sería la única solución posible, a estas alturas de este grandísimo caos. No hay otra…    José Sant Roz

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.