Francisco Rodríguez Sotomayor / La decadencia sin límites

71

 

 

 

“¿Hasta cuándo?”: esa pregunta que emiten millones de voces diariamente. Yo también me lo pregunto: ¿Hasta cuándo? Y lo más importante: ¿Hasta dónde? Porque la duración se hace larga es precisamente por eso de hasta “donde” hemos llegado.

 Es como una larga excavación. Son capas y capas de miseria y de terror, y cada vez que creemos haber llegado al final, caemos otro tanto, y otro, y así sucesivamente. Por eso, mi pregunta es: ¿Cuál es el límite? ¿Cuándo nosotros, millones de cuerpos, dejaremos de caer?

II  Hace años se dijo: “Esto no es Cuba”. Al parecer, el ser Venezuela, constituía en sí un “límite”. Pero quizás tentamos con esa afirmación a una especie de ira divina, porque, en 20 años, sobrepasamos los límites de lo establecido en Cuba en 60 años.

Cuándo las cosas empezaron a apretar, cuando los malos augurios de haber dicho “Esto no es Cuba” empezaron a verse con los propios ojos, y “Esta gente” nos empujó al abismo, empezó la caída en picada.

Ha sido un nivel tras otro, cada uno peor que el anterior, siendo una degeneración progresiva: “¿Hasta cuándo?”

III  Puesto de esta manera, hay dos interpretaciones de la pregunta: «¿Hasta cuándo?» Éstas siendo: ¿Hasta cuándo estarán? y ¿Hasta cuándo aguantaremos? La segunda revienta la primera y genera otra pregunta que es: ¿Hasta dónde son capaces de llegar? O véase: ¿Qué más son capaces de hacer?

IV  Esta experiencia es como un bolsillo, día a día se introducen cosas en él, cada una diferente y más decadente que la anterior. Dibujar límites ha sido un fracaso, y más bien, intentar dibujarlos ha sido como un reto, porque cuando crees que no puedes ver algo más, lo ves, y callas.

Francisco Rodríguez Sotomayor

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.