Francisco Rodríguez Sotomayor / Esto se jodió

302

San Juan de los Morros.- Eran como las nueve de la noche. Yo estuve en la casa de un amigo muy cercano del barrio, me dio cena, hablamos y compartimos una que otras risas.

La noche cayó y ni cuenta me di, cuando se vive en un barrio como el mío se debe tener precaución hasta de la misma sombra. De su casa a la mía eran dos cuadras cortas.

La cuestión no es la distancia, es la oscuridad, son los merodeadores, los demonios nocturnos los que hay que temer. Me despedí de él y me dijo “Cuidado por ahí”, era lo primero que me pasaba por la mente al estar en aquellas calles.

Caminé a un paso acelerado y estaba alerta de todo, no hay alumbrado público en el barrio, sólo se ven los bombillos de las casas que tienen la suerte de tenerlos. La luna tampoco estaba, se escondió, también esa noche le dio miedo, al igual que a las estrellas.

En la primera esquina habían unos muchachos, más o menos de mi edad que estaban haciendo no sé qué, yo estaba al pendiente, se me levantó el oído al escuchar que uno dijo:
-Hermano, que “arrecho” ¿no?, ya esta es la tercera noche consecutiva que no como
-Estás en el hueso-dijo el que estaba a su lado, más bajo que el otro- ¿Y qué estás haciendo pa’ comer?
-Hace una semana empecé a vender monte, pero la vaina está tan jodida que ya ni eso lo compran
-Esto se jodió
-Nos jodimos nosotros, ahí está el presidente encadenado otra vez
-Ese si no está jodido
Lo que dijeron después lo ignoro, estaba atónito aún por lo que dijeron. Había una bodega abierta a esa hora y me pareció raro, estaban dos señores mayores afuera conversando, adentro estaba el bodeguero, viendo la T.V. Cuando miré hacia adentro, era el presidente, tenía una sonrisa mientras hablaba de unas resoluciones económicas. Los de afuera también empezaron a ver que decía
-Ojalá aumenten los bonos -dijo uno.
-Que bonos ni que nada, la caja debería venir dos veces al mes. Ya tengo una semana sin cena
-Bueno pero el presidente hace lo que puede, los bonos son pa’ que compres lo que quieras
-¿Tu has comido bien?
-Ni tanto pero la cosa va a mejorar, párale bolas al presidente a ver
El bodeguero se ríe
-Esto se jodió -dijo
Caminé mas rápido para llegar a la casa. Una vecina estaba viendo la cadena nacional y se veía el televisor desde afuera. Mi mirada se detuvo en la vecina que gritándole a la televisión dijo: “¡Esto se jodió!”
Llegué a la casa y me fui a mi habitación, me acosté y se fue la luz. El ambiente se puso silencioso y para mi mismo me dije:
-Nos jodimos

Francisco Rodríguez Sotomayor

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.