Edgardo Malaspina / Los siete pasos hacia el  amor, según el Dalai Lama

77

(Esta lectura me obligó a caminar mirando el suelo para no pisar las hormigas)

Schopenhauer consideraba el budismo una religión superior y la utilizó en su filosofía, planteada en su obra capital “El mundo como voluntad y representación”.

Del budismo extrae Schopenhauer las ideas de ascetismo y la compasión para contrarrestar las fuerzas que provocan el sufrimiento.

He aquí algunas tesis extraídas del interesante libro “Los siete pasos del amor” del Dalai Lama.

Si dirigimos nuestra vida pensando en el bien del mundo, estamos llevando una vida religiosa.

-Esta es mi religión, una religión sencilla que no necesita templos ni complejas filosofías. Tu propia mente, tu propio corazón, es el templo; tu filosofía, la simple bondad.

-Hay que reconocer a los amigos; y esto incluye a los animales como perros y gatos.

-El terror se detiene con el altruismo.

-Debemos agradecer la bondad.

-Conviene que no hayas comido demasiado por la noche y que tampoco hayas  dormido en exceso, pues así tu sueño será más ligero  y eso hará que al día siguiente la mente esté  más ágil y aguda.

-Alcancemos  o no nuestro objetivo en esta vida, merece la pena continuar con la lucha.

– La bondad debe ser correspondida con bondad.

4 Se puede aprender amar.

-Los problemas no se resuelven con ira.

-La compasión debe extenderse hasta los insectos.

-Ayudar a los demás tiene un gran poder mental.

-Sin enemigos no podrías dedicarte plenamente a la práctica de la paciencia y la tolerancia. Necesitamos enemigos y deberíamos estarle agradecidos. Únicamente un enemigo puede enseñarte la tolerancia. Un enemigo es el mejor maestro del altruismo, y por esa razón deberíamos respetarlo en lugar de odiarlo.

-Hay tres venenos o emociones destructivas: el deseo, el odio y la ignorancia.

-El altruismo libera.

5  La buena fortuna no es permanente; por tanto es peligroso apegarse en exceso a las cosas que van bien. La idea de permanencia es desastrosa.

-Piensa siempre  que todo perece y que tú también perecerás.

-La muerte de una persona y la de un animal son iguales.

-Solo  relacionándonos  con personas que nos quieren perjudicar, podemos cultivar realmente  la gran virtud de la paciencia. Así pues,  el enemigo es absolutamente necesario.

-La compasión es, junto con el amor, la cara del altruismo. Y hay que practicarla hasta con los enemigos.

Ten compasión por los animales indefensos.

6  -El sufrimiento puede proporcionar una valiosa oportunidad para seguir reflexionando.

-Hay que practicar la compasión grande: el compromiso de ayudar a eliminar el sufrimiento de todos los seres vivos.

-Si puedes, deberías ayudar a otros. Si no puedes, al menos no deberías hacerles daño.

-El altruismo ilumina.

-Las cosas materiales se corresponden con la felicidad física, mientras  que el desarrollo espiritual se corresponde  con la felicidad mental.

Edgardo Malaspina 

 

 

 

 

 

 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.