Edgardo Malaspina /La naturaleza humana de Cristo

94

1  Sobre la naturaleza divina de Cristo se encargaron los diferentes concilios, los cuales la precisaron a través de muchos pasajes bíblicos. Pero esto es un dogma, un problema que resuelve exitosamente la fe en algunas corrientes del cristianismo, en cuyo seno hay divergencias al respecto; sobre todo lo relacionado con la Trinidad.

Otra cosa es su naturaleza humana, de la cual se encarga la ciencia.

Hay muchos acciones, gestos y palabras de Cristo que reflejan su clara naturaleza humana; sin embargo nos referiremos ahora sólo a un aspecto asociado a la fisiopatología; y con más exactitud  a uno de los pilares del estudio de los mecanismos que conllevan a la enfermedad: el estrés.

El estrés es una reacción fisiológica del organismo en el que entran en juego diversos mecanismos de defensa para afrontar una situación que se percibe como amenazante o de demanda incrementada. El estrés es el modo de reaccionar de un organismo, animal o humano, ante a un desafío. Lo puede desatar de manera aguda un evento aterrador.

En 1936 Hans Selye escribió por primera vez  sobre el síndrome del estrés. Investigaciones posteriores demostraron que en las reacciones provocadas por el estrés intervienen el sistema nervioso con sus diferentes estructuras anatómicas, el sistema endocrino con sus hormonas (cortisol, adrenalina, etc) y el sistema inmunológico. Es decir, el estrés es un fenómeno muy humano; hasta el punto que el mismo Virchow, mucho antes del descubrimiento de Selye, lo sospechó y precisó con estas palabras:“Todas las enfermedades provienen de los nervios (estrés). Solamente la sífilis resulta de un momento placentero”.

EJEMPLOS DE ESTRÉS AGUDO.

UN EJEMPLO ANIMAL

Diarrea del oso

El estrés agudo se puede somatizar con la aparición de varios síntomas en diferentes órganos y sistemas. Uno estas manifestaciones es la diarrea repentina o aguda, de origen nervioso ante un hecho estresante y que se ha denominado “diarrea del oso”.

La relación histórica entre el oso y la diarrea repentina por pánico se remonta a la cacería de ese animal en su propia guarida en los helados bosques de Rusia. En la estación de nieve el oso duerme profundamente en su cueva. Los cazadores se presentan con sus perros y con instrumentos  metálicos para hacer mucho ruido. El oso se despierta y corre. Los cazadores han observado que casi siempre su huida se acompaña de una fuerte diarrea.

Los rusos llaman “diarrea del oso” a la fase diarreica del colon irritable asociada al estrés. Un reflejo lejano  de la diarrea del oso es esa cosquillita que sentimos en la barriga ante un hecho estresante (somatización). 

6  EJEMPLOS HUMANOS

Se han descrito muchos casos: a la caída de la URSS se diagnosticó un cambio brusco del color del cabello en algunas personas asombradas por lo que pasaba. Víctor Hugo en su novela Nuestra señora de París describe como el pelo de la madre de Esmeralda (Paquette –Paquita-Guybertaut, apodada La Chantefleurie, Gúdula) se puso blanco de un día para otra cuando desapareció su pequeña.

HEMATIDROSIOS (SUDOR TEÑIDO DE ROJO) O EL ESTRÉS QUE SUFRIÓ CRISTO.

Se desarrolla ante una situación aguda de estrés. El sudor con sangre sale de la frente y de otras partes de la piel. También puede haber lágrimas con sangre (hemolacria), hemorragias nasales y menstruación no esperada.

Jesús sufrió hematidrosis   durante la oración en el Jardín de Getsemaní o Huerto de los Olivos frente a Jerusalén, la víspera de su muerte en la cruz. (Lucas 22:44)

“Y estando en agonía, oraba más intensamente; y era su sudor como grandes gotas de sangre que caían hasta la tierra”.

Edgardo Malaspina

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.