Edgardo Malaspina / Embarazo y parto entre nuestras indígenas  

126

embarazo entre indigenas venezolanas parto y costumbre

 Para la mayoría de los indígenas venezolanos la procreación es producto del intercambio de entrañas.  El varón toma prestado el órgano reproductor de la mujer y luego de hacer el hijo lo devuelve para que la madre lo nutra con su sangre.  Es clara la consecuencia social de esa idea por cuanto es el hombre quien descansa después del parto, e incluso puede presentar síntomas como náuseas y vómitos, los cuales están en algunas mujeres en la fase inicial del embarazo. Esa herencia indígena forma parte de ciertos cuadros clínicos en pacientes venezolanos en la actualidad. ¿Inconsciente colectivo? ¿Viveza criolla? ¿O las dos cosas juntas?

2

Entre los guaiqueries el parto gemelos era castigado: se comparaba al de los animales como ratones o cachicamos de partos múltiples y se sospechaba infidelidad.  Se reconocía un solo hijo y el otro era asesinado.

3

Los añú (gente) viven en la laguna de Sinamaica (Edo. Zulia). Para ellos la infertilidad es consecuencia de un mal de ojo. La fecundación sólo se da si las relaciones sexuales se realizan con la luna llena. El sexo lo determinar por la forma del abdomen de la mujer embarazada: puntiaguda significa varón; mientras que la redonda es propia de las niñas.

4

Los yukpa (indio manso) habitan en la sierra de Perijá. Cuando la mujer tiene dolores de parto se retira del grupo para evitarle  males en caso de que el niño nazca muerto. La mujer pare agachada, mientras la sostienen por la espalda. La placenta es enterrada fuera de la choza y el cordón umbilical es quemado.

5

Los cumanagoto ( ríos  Neverí y Unare ,Edo. Anziategui. De ellos provienen los vocablos: coroto, catire, cacahapa, arepa, catara, cunaguaro, mapanare, cayapa, guarar). Cuando sus mujeres tenían partos difíciles se retiraban al campo para invocar la ayuda de los espíritus.

6

Entre los jivi (viven en los Estados Amazonas, Apure y Bolívar) la mujer cuenta 280 noches al advertir la  ausencia de menstruación para calcular la fecha de parto, el cual se realiza en una choza pequeña. La mujer se acuesta en el suelo sobre una estera de palma . El chamán le sopla agua si el parto es difícil y sopla sobre todas las cosas y personas que intervienen en el trabajo de parto. Esto protege al niño de los espíritus malignos .Con una vara afilada cortan el cordón umbilical, el cual es amarrado con un pedazo de hilo y untado con barro para evitar el sangramiento y seque rápido. A la madre se la da de beber agua caliente para expulsar la placenta.

7

Sobre los sanená (Estado Bolívar) : Durante los primeros días del embarazo , la mujer y su esposo no consumen aves y animales grandes. El hombre no se expondrá a la lluvia durante la cacería. En el momento de un parto difícil se recurrirá al chamán. El hombre descansará quince días después del parto para evitar enfermedades al niño y su madre.

8

En el libro “La obstetricia en Venezuela” de Pedro Gutiérrez Alfaro y Ricardo Archila hay una estatuilla de una mujer embarazada (1), única en nuestro arte indígena. Es la Venus de Willendorf (2)venezolana.

También nos trae esta incomparable obra dos fotografías de sendos petroglifos (3 y 4) con escenas de parto, que como todo idioma pictórico no necesita de palabras. A propósito, el cabello erizado tal vez es la mejor manera de representar el dolor.

Edgardo Malaspina 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.