Daniel R Scott / La gran cosecha

126

San Juan de los Morros.-  Imposible caminar por nuestras calles y, si te gusta escribir, no desarrollar un tipo de crónica de miseria y desesperanza (¿nuevo género literario?) que será referencia obligada a nuestras futuras generaciones de investigadores a la hora de estudiar este triste periodo de nuestra historia contemporánea.
Esta vez y como siempre ( pues todo parece suceder aquí, en la venida Los llanos de mi ciudad ) se trata de una riña sazonada con palabras soeces frente a la venta de verduras y hortalizas «La gran cosecha».

El altercado con puños, patadas y mordiscos, aparta y aleja a más de un transeúnte que no quiere problemas. «Dos hebreos que riñen» fue mi bíblico modo de pensar, y casi pregunté, cual Moisés, «¿por qué golpeas a tu prójimo?», cuando me doy cuenta del motivo de la reyerta.

Y estos, mi amado y caro lector, son los tortuosos diálogos que llegaron a mis cansados oídos:

«»Esas yucas son mías».

«¡No: yo llegué primero!»

«¡Pero yo tengo toda la tarde esperando!».

Y echando un vistazo, como quien no quiere la cosa, veo que se trata de un montón de conchas y sobras de yucas. Dos indigentes disputándose miseria y sobras.

Quizá hace unos tres años atrás, no eran los mendigos sin alma que son ahora. Quizá eran personas cultas a las que las privaciones redujeron a esta lastimosa condición. El hambre no respeta títulos ni cultura

Y yo me alejo pensando que, en verdad, «la gran cosecha» alcanza para todo el mundo.

Daniel R Scott

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.