Ramón Figuera / Análisis literario de la canción «Carrao, carrao» (+VIDEO)

451
Reina Lucero, intérprete de Carrao, carrao

San Juan de los Morros.- ”Carrao, carrao», es una canción escrita por el reconocido compositor José “Cheo” Ramírez, interpretada por Reina Romero García, mejor conocida como Reina Lucero.

Desde el inicio de este tema, se puede observar a simple vista el dolor del narrador protagonista de esta historia que se lamenta en plena oscuridad por la pérdida de su amor, sin embargo esas tinieblas son productos de la misma imaginación, por el desencanto que sufre en esos momentos.

El ensayista venezolano Arturo Uslar Pietri decía que el ser humano ve sus propias proyecciones, es decir que cada quien ve lo que le conviene, como sucede en este caso. Se presenta un diálogo entre la furtiva persona enamorada y un carrao en la sabana cantando “más lamentao”.

Sucede además un proceso de identificación entre los dos personajes y es cuando en su soliloquio, le pide que por favor salga con los otros animales a buscar al amante perdido. “Carrao, carrao, convida a tu compañero, el gallito lagunero, que lo salgan a buscar. Díganle que ya no aguanto, entre el dolor y el llanto, conmigo van a acabar”. Así mismo, le pide que si lo encuentran le digan que “no hay rencor, que le perdono su error, que regrese a mi lugar”.

En ningún momento, se siente un feedback entre ambos personajes, porque el amante sufrido conversa, pero en realidad sólo existe una información, pero no un proceso de comunicación porque no se obtiene una respuesta de parte del receptor que jamás cambia su rol de oyente pasivo.

Se pudiera afirmar que en este lamento existe una expresión de los sentimientos más nobles que siente el narrador por la persona que se marchó, en tal sentido implora al carrao su ayuda lo más pronto posible.

Se palpan, muchos elementos de nostalgia y tristeza, como por ejemplo cuando afirma que “no brillarán las estrellas, y la luna en plenilunio no alumbrará”.

Por otra parte, podemos inferir que aunque el poeta está sufriendo un guayabo inmenso no deja de tener fe en que con la ayuda del carrao y de sus amigos, el amante va a volver al enterarse de la depresión que está viviendo ella. Esta afirmación se confirma en el siguiente extracto: “Aunque tengo la esperanza, que es la última que muere, de que él regrese, carrao, sigue sus andanzas, pregúntale si me quiere o me aborrece”.

Así mismo, podemos observar un proceso de humanización en toda la canción cuando el narrador le cuenta todas sus penas al carrao y le solicita su intercesión entre ella y su amante. Además se manifiesta esta misma figura literaria en los siguientes versos: “será que él adivino, que mi amor con otro amor se fue muy lejos, si las cosas son así, carraíto hazme un favor, sé que eres bueno”.

Otra figura literaria presente es la hipérbole, cuando el narrador magnifica su dolor y expresa “díganle que ya no aguanto, que entre el dolor y el llanto, conmigo van acabar, dígale que no hay rencor, que le perdono su error, que regrese a su lugar”.

En síntesis, en este tema encontramos rasgos de costumbrismo literario cuando el ser le canta a la tierra, a los animales a fin de saciar su necesidad de expresión como una forma de apaciguar el dolor que le lacera el alma.

Autor: Ramón Figuera

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.