Amancio E. Ojeda Saavedra / Pronósticos para 2018

116

En víspera de Nochebuena, me propongo a vislumbrar lo que ocurrirá en este prometedor 2018. Desde ya mis mejores deseos para que sean invadidos por los más nobles sentimientos, y que las bendiciones los arropen hoy y siempre.

Este puede ser unos de los artículos más desafiantes que me corresponde escribir cada año, pero siempre acepto la provocación, la disfruto y me hago responsable de lo que escribo. Aclaro: durante los años que tengo “prediciendo”, el margen de equivocación ha sido por “mala praxis” del lector.

Basado en la predominancia predictiva del 2018 que hacen los sociólogos, economistas, futurólogos, políticos, gobernantes, astrólogos, cabalistas, y otros especialistas en adivinaciones científicas y fenomenológicas; la intención de esta entrega es provocar el compromiso de cada lector por “torcer lo nefasto”, usando las capacidades personales;  aprovechar las oportunidades, y crear un año o una vida de resultados superiores.

4 Profecías 
1. Se reducirá el drama: existe la tendencia a exagerar los efectos nocivos de los sucesos que juzgamos como “malos”, y minimizamos o ignoramos aquellos que creemos son normales o positivos. Aprendemos de la cultura novelesca, y lucimos “más heroicos” si nuestras vidas están llenas de sacrificio, dolor y drama.

Este año venidero haga un esfuerzo por reducir el melodrama, llevar las “tragedias” a su sensata dimensión para restarle poder, y así, darle la atención justa. 

2. Se despertará la consciencia: luego de quitarle todo “el colorido calamitoso” a la vida, haga el trabajo más importante ante los hechos y circunstancias, despertar su consciencia sobre de “dónde viene” y “para qué llegó” esa situación. Este despertar comienza por “poner en tela de juicio” los calificativos que usamos ante lo que ocurre.

Despierte su consciencia sobre cuáles son las raíces de esa situación; asuma su responsabilidad dada sus acciones u omisiones; considere su nivel de influencia para transformarla; decida seriamente con cuál actitud va a  superar o a vivir esa situación.

3. Se acelerará el futuro: el día dura lo mismo y al parecer rinde cada vez menos; vivimos cada día más rápido y sentimos que avanzamos más lento; si comparte esta percepción, probablemente lo que corresponda es colocar metas más reales, más cercanas, menos agotadoras y menos ambiciosas. Fíjese metas retadoras y alcanzables, y divida esas metas en objetivos menos complejos. Que el avance sea con pasos más cortos, pero que terminen siendo más eficaces.

4. Se magnificará el mayor de los dones: transcurrir el camino anterior, es una forma de magnificar el Ser, a la persona sintiente, vulnerable, humana, cambiante y transformadora. Es la oportunidad de ver que no se está solo en este mundo o que el mundo no gira únicamente a nuestro alrededor.

Que esté siempre presente la bondad como Don, desarrollado con la voluntad de servir desde lo mucho o lo poco que se tenga. Dándonos el permiso de ser útiles a quienes lo necesitan, estaremos haciéndole una caricia al ser superior (no importa como lo llames o concibas).

Tengo la confianza que cada una de las “profecías” antes mencionadas, son aplicables en cualquier entorno donde nos consigamos, pero la mayor certeza está basa en que si nos las creemos y las practicamos, habremos cambiado los pronósticos pocos favorables a todos, por los resultados positivos que necesitamos provocar en nosotros, a favor de todos. 

Reciban un sentido y fraterno abrazo de feliz año 2018, y mi agradecimiento por leerme durante este fenomenal ciclo que pronto se despide, para dar paso a la oportunidad de crear nuevas oportunidades. Siempre tu amigo.

@amanciojeda

El Universal

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.