DETALLES / Todo lo que debe saber sobre el “desastre” eléctrico en el país

67

Cualquier apagón en Gran Caracas, siempre es noticioso. En la última década, se vendió su “blindaje”, “consintiendo”el suministro y desviando “como sea” energía desde El Guri para evitarle racionamientos eléctricos. Este “apartheid eléctrico”, indujo innumerables racionamientos y destrucción económica a la provincia. Pero, la situación cambió. Es tanto el deterioro del sistema eléctrico que ya no da ni para la capital, aprecia el ingeniero José Aguilar, experto en energía.

Tan sensible era este tema, que le costó el cargo al primer ministro del sector Ángel Rodríguez, cuando el difunto presidente Chávez, se enteró que Caracas había sido racionada el 15 de enero de 2010. Transcurría la crisis del Embalse de Guri, recordó Aguilar.

Ocho años después, tal es el deterioro del Sistema Eléctrico Venezolano que es insostenible. El no hacer las cosas como deben ser le está ganando al “como sea” del régimen. Y en lo que va de año, cuatro grandes apagones han dejado a oscuras a la capital venezolana.

La explicación oficialista se escuda detrás de una aberrante opacidad con cuentos de “sabotaje” sin saboteadores, “investigaciones del ministerio público”, SEBIN, “condiciones atmosféricas”, con fabulas de cables cortados o desprendidos. En el plano técnico no tienen ninguna congruencia con la magnitud de los masivos apagones, señala el ingeniero Aguilar.

Este último apagón del 31 de Julio de 2018, no ha sido un apagón cualquiera, precisó el experto, porque se extendió a los estados Vargas, Miranda, Aragua y Carabobo. Recordó que el SEV es un sistema interconectado.

Para empezar a detallar sobre lo que pudiera estar pasando y lo que se oculta, Aguilar precisó que las capacidades instaladas de transformación, se hicieron en unidades de Mega Voltios Amperios, MVA como si fueran Megavatios, MW.

Así, hizo una breve descripción de las instalaciones de transmisión del SEV involucradas:

Primero: La falla se origina en la Subestación, S/E Santa Teresa III, que junto con la S/E Diego de Lozada, ambas en un nivel de tensión de 400 kV, son responsables por el suministro eléctrico que alimentan los sistemas de agua Tuy I, II y III de Gran Caracas,  como otras cargas. Las capacidades de transformación de estas subestaciones son mil 350 y 450 MW, para un total combinado de mil 800 MW, ambas cercanas a Charallave, estado Miranda.

Segundo: Existe otra subestación de gran envergadura conocida como S/E Sur u OMZ, en 765 kV, ubicada cerca de Charallave, con una capacidad de dos mil MW, es el respaldo de Caracas y se entrelaza con la S/E Horqueta en 765 kV, ubicada en Villa de Cura, Aragua con capacidad de dos 500 MW.

Tercero: La otra S/E es La Arenosa en 765 kV, ubicada en Tocuyito, Carabobo, con capacidad de dos mil MW.

Cuarto: Todas estas subestaciones forman un anillo alimentado desde la Subestación San Gerónimo B en 765 kV, ubicada en Valle de la Pascua, Guárico, con una capacidad de manejo de más de seis mil MW, capacidad variable y va en función de la generación térmica disponible en Planta Centro y Tacoa.

Las causas subsisten en las malas prácticas

El que la Red Troncal de Transmisión, desde la región Guayana por encima de sus límites de operación segura, haya sido mal operada para escurrir el bulto de la falta de disponibilidad de generación térmica en el centro de Venezuela, ha llevado a su indisponibilidad al 80 por ciento, junto con el canibalismo eléctrico y mantención y monitoreo inadecuado, atribuye el ingeniero Aguilar.

De esta manera, detalló las fallas por cada subestación:

Subestación Santa Teresa III (400/230/115 kV): Perdida por explosión de un banco autotransformador de 450 MW (última en febrero de 2018). Perdida de la fase de reserva (150 MW) en eventos previos. Y traslado a Planta Centro de un banco autotransformador de 450 MW (2011) y posteriormente a la S/E Cuatricentenario (Maracaibo), enero 2018.

Subestación que sufre un déficit de 900 MW, el único banco autotransformador de 450 MW, que funciona se opera con sobrecarga de 110 a 120 por ciento, según Aguilar.

Subestación Horqueta (765/400/230 kV):

Perdida de un banco autotransformador de 1000 MW en 765 a 230 kV, por explosión, puso en situación deficitaria al estado Aragua y las poblaciones adyacentes del estado Carabobo. Déficit de 1000 MW.

Subestación La Arenosa (765/400/230 kV):

Con una falla recurrente que saca fuera de servicio a los dos bancos autotransformadores con los que cuenta la subestación, con un déficit de dos mil MW que afecta a los estados Carabobo, Aragua, Guárico y Cojedes, en especial a Valencia y debilita el suministro con la zona colindada con el estado Aragua. Esta falla por la pérdida de automatismo y personal calificado, está excediendo la capacidad de respuesta y corrección de Corpoelec.

Subestación Sur (765/230 kV):

El respaldo de la ciudad de Gran Caracas, se ve por los enlaces e interconexiones en la necesidad de auxiliar los flujos de carga de los estados Miranda, Aragua, Carabobo y Distrito Capital.

Hora de la falla: cerca de la 9.30 AM.

El pico de carga de los estados afectados ocurre al mediodía, ya a la hora de ocurrencia del apagón masivo. La carga está en un nivel del 95 por ciento de su valor pico.

Indisponibilidad del 92 por ciento de la generación térmica

De nueve mil 300 megavatios instalados en el Centro de Venezuela más siete mil 400 MW están indisponibles, es decir más del 80 por ciento. De gran criticidad, para este último apagón masivo es que la generación del estado Vargas del complejo generador JJBS ubicado en Tacoa, tiene una indisponibilidad del 92 por ciento de su generación térmica instalada de 2 mil 30 MW. “Sumamente grave, no sólo por la potencia instalada ausente, sino también, por el desequilibrio que crea en la capacidad de respuesta transitoria y control de este anillo medular del SEV”, explica el experto.

Las plantas de Generación De Respuesta Rápida, GRR que totalizan 748 MW de potencia instalada, sólo tenían disponibles 160 MW al momento del apagón (78,6 por ciento indisponibles).

Y de las plantas suministradas por la empresa Derwick Associates, sólo 20 MW estaban disponibles de los 578 MW suministrados (96,5 por ciento de indisponibilidad). Situación que dificulta la capacidad de restauración del suministro, ya que estas plantas están diseñadas para ir de cero al 100 por ciento de la carga en 12 minutos.

El canibalismo con los equipos del Sistema de 400 KV y oscilaciones actuales son un gran impedimento para poder no solo regularizar el suministro de agua de la región capital, también para minimizar las averías en el sistema de tuberías que suministran agua a la ciudad capital, detalló el experto

Pero, por el rumbo que lleva la situación eléctrica de la Gran Caracas, se tendrá que elegir entre tener agua o tener electricidad, pero difícilmente los dos servicios de una manera continua y confiable, augura.

También, analiza que no se puede pasar por alto el polo eléctrico de los estados Miranda, Aragua y Carabobo, cuna de las industrias y comercio de valor agregado en Venezuela, que con el SEV, se hace cuesta arriba la reactivación económica.

Mientras que en cuanto al Guri y las represas de Guayana de Caruachi y Macagua, refiere que están full de agua, desperdiciándose grandes bloques de energía que exceden los 19 mil MW, sin embargo, los graves problemas que citó el experto restringen el suministro desde Guayana hacia el resto de Venezuela.

Por estas razones, el ingeniero Aguilar vaticina que un gran apagón nacional es una posibilidad con crecientes probabilidades de ocurrencia.

El Carabobeño 

Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.