«NOS DEJARON TIRADOS» /
Militares venezolanos desertores se sienten «a la deriva»

171
Guaidó y militares desertores
Imagen referencial

Caracas.- Los funcionarios de los cuerpos de seguridad venezolano que atendieron el llamado del presidente del Parlamento, Juan Guaidó, de colocarse «del lado correcto de la historia» el pasado 23 de febrero, día que se tenía planteado el ingreso de la ayuda humanitaria al país el cual fue frustrado por el gobierno de Nicolás Maduro, dicen sentirse «a la deriva» en tierras neogranadinas por la falta de un plan que les permita regresar a Venezuela.

La gran mayoría de estos «desertores» se mantienen en Cúcuta, según el periódico español El Mundo, que recogió varias de sus impresiones donde se puede percibir su «decepción» y «frustración», por haber abandonado sus carreras militares y no poder volver al país debido a que los espera la cárcel, al ser acusados de «traición a la patria y terrorismo».

El medio hispano afirma que es tal el «desencanto» entre los militares venezolanos «que alguno no descarta presentarse ante las huestes chavistas como arrepentido y gritar al mundo que Juan Guaidó le dejó tirado».

«Aquí corremos peligro por los grupos armados en la zona, a algunos el ELN les ha ofrecido 1.200.000 pesos para que se vayan con ellos. Todavía nadie ha aceptado, pero más adelante, quién sabe porque aquí es difícil encontrar trabajo», señala un sargento jubilado de la Guardia Nacional, que pretendía volver a vestir el uniforme para luchar. «Creímos que nos iban a entrenar y capacitar para entrar a Venezuela junto a una coalición de países y acabar con el régimen».

«La verdad es que no tenían un programa para nosotros, nos dejaron tirados como a perros», indica un teniente que aún mantiene la esperanza en Guaidó pese a que su delegación diplomática apenas les ha prestado atención.

«Es ACNUR y el gobierno colombiano los que más nos han ayudado», agregó.

«Tenemos niños pequeños»

«Ellos creen que con un plato de comida y alojamiento estamos bien. Pero tenemos niños pequeños y necesitamos leche, pañales, y no hay con qué comprarlos», dijo la mujer de un suboficial, madre de un pequeño de dos años, que huyó de la crisis venezolana junto a su esposo.

«Dimos un paso para ser héroes y ahora nos obligan a dar otro para ser cobardes porque no podemos hacer nada por la libertad de Venezuela», aduce con tristeza otro teniente, que, al igual que el resto, pide anonimato.

«Más que frustrados, estamos tristes, uno tiene su buena carrera militar y de la noche a la mañana, no somos nadie. No fue lo que esperábamos», enfatizó.

Se detuvo el flujo de deserciones

Esta situación ha llevado al desánimo entre las tropas venezolanas, según algunos de los entrevistados que mantienen contacto con compañeros en el país, lo que ha hecho que se detenga el flujo de deserciones.

«Cuando vieron en redes sociales los vídeos de cómo los echaban de los hoteles por falta de pago, en el cuartel donde yo estaba decían, ¿para qué voy a un país a que nos corran como a perros?», rememora una teniente que debió salir de Venezuela hace un mes, tras permanecer cinco días detenida solo por sospechar de ella.

«Nadie apoyará nada mientras no lo encabece un oficial de peso. Solo con Guaidó no sirve», añadió la teniente al recordar la fallida intentona del pasado 30 de abril.

Sin embargo, hay algunos como un teniente de la Guardia Nacional de 24 años que aún confían en Guaidó.

«No estoy arrepentido por lo que hice ni me siento traicionado por Guaidó, pero no entiendo el propósito de enviar el mensaje de que los militares nos pusiéramos en el lado correcto de la historia si no había una misión definida para nosotros», precisó antes de advertir que «nuestro caso debilita el apoyo que le brinda el pueblo».

Globovisión

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.