EN BRASIL / Aceleran programa para repartir a venezolanos en el interior del país

57
Frontera de Venezuela y Brasil
Imagen referencial

Caracas.- El portugués con acento español de Venezuela llegó a la gran capital de la Amazonia. Es fácil reconocer entre quienes ofrecen botellas de agua en la plaza principal de Manaos bajo el calor que solo amaina de madrugada y entre los camareros de restaurantes o heladerías.

Pero el español se oye sobre todo en el entorno de la estación de autobús, donde la venezolana Andreina Márquez, de 40 años, y varias decenas de compatriotas asaban recientemente unos pescados para comer.

El creciente desembarco de migrantes venezolanos en Manaos es, en parte, fruto de los esfuerzos de las autoridades brasileñas para repartirlos por el territorio y aliviar las tensiones al norte de Manaos, en la región donde está el único paso fronterizo entre ambos países. Casi 15.000 personas han sido repartidas entre 250 municipios de prácticamente todos los estados.

“Dios nos tiene algo preparado, pero antes tenemos que pasar esta prueba”, afirma resignada Márquez.

Entró, como todos, por el paso de Pacaraima, un pueblito remoto que vivía del comercio fronterizo y que cada día ve llegar a unas 200 personas desde el otro lado de la frontera necesitadas de lo más básico. Colombia y Brasil mantienen aún las puertas abiertas mientras Perú, Chile o Ecuador van imponiendo restricciones.

Aunque Brasil es un país inmenso creado por esclavos e inmigrantes, que tiene 200 millones de habitantes y mucha tierra desploblada, el desembarco de 180.000 venezolanos desde 2016 ha supuesto un notable trastorno en Pacaraima y en la vecina Boa Vista, algo mayor, pero también pobre. En estos lugares no están acostumbrados a forasteros en esas cantidades.

El Gobierno federal asume que el éxodo venezolano persistirá e incluso puede aumentar y para ello han tomado medidas. Así nació el programa de interiorización, que viene a ser una reubicación similar a los que gestiona la Organización de Naciones Unidas (ONU) pero a escala nacional.

Niusarete Lima, asesora del Ministerio de Ciudadanía, que coordina todos los ministerios, las entidades estatales y de la sociedad civil, explica cómo funciona este programa en el que participan Acnur y la Organización Internacional de las Migraciones (OIM): una vez los migrantes reciben su documentación y con ello acceso a todos los servicios públicos.

No es fácil porque la demanda supera a la oferta, explica esta funcionaria que trabaja desde el inicio en este programa de la interiorización, que el presidente Jair Bolsonaro heredó de su predecesor.

Como Brasil tiene más de 6.000 municipios, “si cada uno acogiera a una familia, ni se notaría”, recalca Lima, mientras se afana por implicar a más municipios para satisfacer las necesidades actuales.

Porque unos salen pero llegan otros. Unos 7.000 migrantes están acogidos en albergues de Boa Vista y Pacaraima, una operación en la que participa el Ejército.

Dos de los refugios son específicos para los indígenas Warao, con los que comenzó el éxodo a Brasil. “Necesitamos tener canales (para repartirlos) por si la situación se agrava”, dice la asesora.

Por eso, además de la tradicional reunificación con parientes ya instalados en otras ciudades, han estrenado la reunificación social, con amigos asentados, y también identifican empresarios que buscan empleados y facilitan entrevistas de trabajo con migrantes por videoconferencia.

El objetivo es reducir la concentración de venezolanos en la frontera, incentivar que se dispersen y darles un empujón para que, en unos tres meses, puedan valerse por sí mismos, reseñó El País de España.

Con información de El País | Globovisión

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.