¡Magdaleno ya no es lo mismo! / Comerciantes artesanales se las «ingenian»

***El aumento constante del precio de la madera es la principal preocupación de los dueños de los establecimientos.***

265

Aragua.- Desde hace dos años aproximadamente las calles de Magdaleno, municipio Zamora del estado Aragua, ya no son tan concurridas como antes. Para los dueños de los locales, comerciantes que han mantenido la venta de inmuebles por décadas, las visitas al pueblo por parte de turistas que se paseaban de un negocio a otro buscando alternativas e indecisos entre tanta variedad, ya les resultan ajenas.

Ahora ellos deben ingeniárselas y reinventarse para lograr mantener sus negocios a flote y evitar que la situación económica los lleve a bajar la Santamaría.

Miguel Esqueda es un comerciante de Magdaleno con más de 30 años de experiencia en la elaboración de juegos de dormitorios. Su mayor preocupación radica en cómo mantener su negocio, ante los constantes aumentos del precio de la madera.

Esqueda sostuvo que las ganancias que hacen con la venta de un mobiliario, no son suficientes para invertir en un nuevo producto. “En una semana los dueños del pino lo aumentan hasta tres veces”, indicó.

Pero no solo el incremento desmesurado del precio de la madera afecta al sector, también otros materiales necesarios para la elaboración de los juegos de cuarto es un inconveniente con el que se enfrentan diariamente.

Señaló que en una semana un kilo de clavos pasó de costar 300.000 bolívares a 1.200.000 bolívares. “Es difícil para nosotros, nos las ingeniamos, pero ya no sabemos cómo hacer para trabajar”.

Agregó que muchos de los comerciantes de Magdaleno decidieron cerrar sus puertas, porque no les resultaba rentable seguir invirtiendo, debido a que las ventas están prácticamente paralizadas. “Antes vendíamos casi todos los días o todas las semanas, pero en este momento debido a la inflación pasamos hasta dos semanas sin poder vender un juego de cuarto”.

Esqueda resaltó que anteriormente en esta zona artesanal no había espacio para que las personas estacionaran sus carros los fines de semana. “Aquí venían de todas partes, la competencia era significativa, las calles estaban llenas de carros y de personas que viajaban para buscar variedad, calidad y buenos precios, pero ahora un sábado o un domingo parece un día lunes”, resaltó.

DURO PRESAGIO

El temor a que Magdaleno deje de ser un pueblo pionero en la venta de productos elaborados con madera, es una constante con la que se enfrentan diariamente los comerciantes del lugar.

Jaquelín Castillo, dueña y exhibicionista, tiene 14 años dedicada a su negocio. Su principal angustia es que por la compleja situación económica dejen de existir. “Si esto sigue así vamos a desaparecer”. Sostuvo que invierten una semana, elaboran las piezas, luego las venden, pero cuando van a comprar los materiales para seguir con la producción ya no les alcanza.

Por su parte, Orangel Montero, también comerciante de la zona, se mostró desesperado por la situación que enfrentan diariamente. “Los dueños de la madera están acabando con nosotros”, destacó.

Montero insistió que cuando vienen aumentos como el del 1º de mayo, todo se complica porque nadie quiere perder. “Los dueños de las ferreterías cerraron una semana antes para no tener pérdidas y nosotros nos quedamos sin poder comprar los materiales necesarios”, destacó.

TODOS HACEN DE TODO

Para minimizar costos y no gastar de más, los dueños han buscado alternativas que los ha llevado a reducir personal y a asumir nuevos retos. “Para sobrevivir ahora todos hacemos de todo”, recalcaron los comerciantes. Algunos locales que anteriormente contaban con siete carpinteros, han quedado con dos, quienes deben asumir todas las responsabilidades durante la elaboración de los productos.

Otros que contaban con dos lijadores y dos carpinteros, hoy día solo tienen un carpintero y el ayudante. Esta situación ha obligado a los dueños a reinventarse. El hecho de prescindir del servicio de parte importante del personal, los ha empujado a cumplir nuevos retos. Quienes no tenían experiencia han aprendido nuevos oficios y ahora muchos de ellos son los lijadores y carpinteros de sus propios negocios.

ADIÓS A LOS CRÉDITOS

Entre la competencia y la variedad que existía en Magdaleno, los comerciantes se las ingeniaban para ofrecer los mejores créditos a sus clientes, esa era una estrategia de venta que le permitía al dueño del negocio obtener mayores ganancias, dar facilidades de pago a los compradores y marcar la diferencia.

Con nostalgia, algunos comerciantes recordaron que esa era una buena opción en la que daban hasta seis meses de plazo para pagar un producto, “jugábamos mucho con los créditos porque era una ayuda para el cliente y además nosotros como dueños obteníamos mayores ganancias”, indicaron.

PRECIOS DE LOS DORMITORIOS

Los comerciantes de Magdaleno siguen batallando para mantener sus negocios y no sucumbir ante las adversidades. Ahora los dueños han analizado mejor la situación y comprenden que quienes compran lo hacen por necesidad y no por lujo.

La mayoría se ha dedicado a la elaboración de juegos de dormitorios, porque son los más solicitados. Considera que ya nadie invierte en un juego de mueble. Los precios de un juego de cuarto matrimonial moderno hasta la semana pasada podían oscilar entre los 60.000.000 y los 300.000.000 de bolívares.

Sin embargo, si el cliente desea excluir alguna pieza, el costo podría disminuir. También ofrecen las camas matrimoniales con gavetas incluidas por un precio de Bs 35.000.000. Todo depende de los modelos y la calidad.

Fuente

Luz M. Rosales

El Periodiquito

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.