TRAGEDIAS EN  LA OSCURIDAD / Los riesgos de alumbrarse con un “mechuzo”

843
Foto: Orlando Medina Bencomo / El Tubazo Digital

Caracas. “El mechuzo explotó y él se prendió en candela. Explotó tan duro que el gasoil llegó hasta al tobo de agua que estaba cerca. Mi tío no sabía y usó esa agua para intentar apagar el fuego de su cuerpo. Resultó que las llamas crecieron aún más”, contó Luis Herrera.

El tío de Luis es un gandolero de Altagracia de Orituco, estado Guárico. Se llama Douglas Colmenares y tiene 46 años.

 El pasado lunes 25 de marzo, mientras el pueblo permanecía a oscuras por el segundo apagón nacional, Douglas decidió realizar un “mechuzo” o lámpara artesanal para alumbrar su hogar.

Este ha sido un método de iluminación que han buscado muchas familias venezolanas para vencer la oscuridad. No obstante, ha traído diversos accidentes.

Al menos tres personas murieron por quemaduras en las últimas tres semanas y Cronica.Uno registró 17 heridos en apenas 10 días en cuatro estados del país.

 La mitad de los lesionados son niños menores de ocho años. Entre los heridos también está Douglas. 80% de su cuerpo tiene quemaduras de segundo grado.

“Cuando le dijo a su yerno que echara más gasoil, el mechuzo explotó”, dijo Luis. Inmediatamente después del incidente Douglas fue trasladado al Hospital José Francisco Torrealba, pero el lugar no contaba con planta eléctrica por lo que lo llevaron al Centro Médico de Altagracia de Orituco.

Un accidente similar sufrió un niño de cinco años en Pantoño, estado Sucre, el jueves 28 de marzo. Pero la severidad de las lesiones en 70% del cuerpo le ocasionaron la muerte.

 El incidente ocurrió cuando sus dos primos, que también resultaron quemados, intentaron hacer una lámpara artesanal. Fue tratado en dos hospitales: Hospital Santos Aníbal Dominicci de Carúpano y luego en el Hospital Universitario Antonio Patricio de Alcalá, donde falleció el 1° de abril.

Al menos seis personas han resultado heridas entre el 28 y 30 de marzo en el estado Sucre, de acuerdo con un registro de la periodista de la región Nayrobis Rodríguez.

Los otros casos se tratan de dos hermanos menores de diez años que confundieron gasoil con gasolina durante la fabricación de un “mechuzo” y el artefacto explotó.

Por otro lado, una madre y su hija, ambas provenientes de Araya, ingresaron a la emergencia del Hospital de Cumaná por quemaduras tras manipular un “mechuzo”.

La corresponsal de Crónica.Uno, Gregoria Díaz, reportó que el 1° de abril también murió una bebé de apenas tres meses en Churuguara, estado Falcón. Falleció por una deficiencia respiratoria luego de inhalar el humo de una de las lámparas artesanales que encendieron en su hogar, ubicado en el caserío El Docore. Para esa fecha, la comunidad tenía más de 140 horas sin electricidad.

En Monagas, entre el 25 de marzo y 8 de abril, seis personas se quemaron tras la manipulación de mechuzos. La mitad son niños menores de seis años, así lo documentó el periodista de esa región, Omar Padrón.

Los últimos ingresos al Hospital Universitario Doctor Manuel Núñez Tovar (Humnt) fueron el domingo 7 de abril: Mayerlis Villarroel, de 3 años y Darwin Valenzuela, de 5 años. Los niños sufrieron quemaduras de primer y segundo grado en el sector Doña Menca, en la parroquia Boquerón, al norte de Maturín.

Otro niño herido fue Darwin Contreras, de 3 años. Él y su papá viven en Merey de Amana, en la parroquia San Simón al sur de Maturín. El pequeño vertió un envase con gasolina hacia el mechero y ambos se incendiaron tras una explosión. Tienen quemaduras de segundo y tercer grado.

Los otros heridos en esta ciudad fueron Rosa Méndez, de 44 años, quien vive en el sector Los Jabillos, parroquia Boquerón y José Agustín, de 47 años, del sector La Cruz. Los accidentes ocurrieron el 25 y 26 de marzo. Ambos tienen quemaduras de segundo grado y la mujer también tiene de tercer grado.

Entre los otros incidentes que denunciaron a Crónica.Uno, tanto en Sucre como en el estado Monagas, fueron los de dos niños que ingirieron líquido combustible. La primera fue una pequeña de dos años en Cumaná que bebió gasolina de un “mechuzo” y el otro fue un bebé de un año y medio de Maturín que que tomó gasoil. Ambos se encuentran hospitalizados.

El tercer fallecido que constató Cronica.Uno fue Humberto José Guzmán Bellorín, de 19 años. El joven no sobrevivió a las quemaduras en 96 % de su cuerpo. Su accidente ocurrió durante el primer apagón del 7 de marzo. Casi dos semanas después, el 22 del mismo mes, el joven murió.

Lee la nota completa en Cronica.Uno



 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.