Saúl Sivira / Uniformes desteñidos

148

Por siglos, eran símbolos de pertenencia e identidad,

códigos de respeto, protección, poder y autoridad,

cumplimiento de reglamentos, normas, orden y disciplina,

entrega y compromiso, ejemplo de valores y dignidad.

La presencia oportuna y el desfile de ciudadanos uniformados

era sinónimo de admiración, orden, seguridad y honestidad,

aisladas excepciones de rechazos por maltratos y abusos

de funcionarios asalariados sin principios, sin valores, sin vocación.

La globalización introdujo cambios, se adaptó el camuflaje

como un nuevo código de estrategia de identificación secreta

clave para la burla del enemigo en actividades riesgosas.

Hoy, con gran tristeza vemos desfilar uniformes manchados

con los colores matizados del narcotráfico y la corrupción,

extorsión, sicariatos, secuestros, tortura y violación de los derechos de un pueblo.

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.