Nacor Galucci, “Mi Loco Viejo”

145

San Juan de los Morros.- Así nos tratábamos Luis Nacor Galluci, socorreño hijo de criolla y de Italiano, hermano de Luis y de José Galluci, productores del campo, galleros, gente de trabajo, honestos hasta los huesos.

Nacor, nuestro compadre vino a San Juan con Don Alejandro Rodríguez Guzmán, cuando Caldera lo nombró gobernador del Guárico. Nacor asumió la dirección de los talleres del estado, sabía de todo un poco, aficionado a la mecánica, corrió en automovilismo en Italia, era el menor de los hijos de “musiú” Galluci, y los hermanos mayores lo tenían más como hijo que como hermano. Nacor casó con Ana Teresa Arruebarrena, trabajaron la tierra, los hijos le tomaron apego al trabajo, al coleo y a los gallos de riña. Mis hermanos gemelos, José Israel e Israel José, siempre nos traen saludos de Ramón, hijo de Nacor y de Ana Teresa. Se encuentran en los toros, donde nuestros sobrinos Chepo e Israelito andan cosechando triunfos.

Nacor era motorizado. Nos íbamos de noche “un momentico”, a la encrucijada, en nuestras Honda 750 cuatro cilindros, donde sacaba hasta diez cajas de cigarrillos de las maquinitas. Como no fumaba, las devolvía y se las pagaban y nos comíamos una arepa de pernil. Otras veces nos decía en La Encrucijada, a las ocho o nueve de la noche “Vamos un momentico a Caracas, a ver cómo están”, vivían en Santa Mónica, llegaba, saludaba, abría la nevera, mezclaba medio litro de leche con medio litro de jugo de naranja y se lo tomaba fondo blanco. “Esto se llama morir soñando”, nos decía. Tenía asombroso parecido con nuestro actor francés preferido, Gérard Depardieu, en Cirano de Bergerac.

En San Juan, se unió sentimentalmente a una maestra llamada Aida, santamarieña, tuvieron un hijo, nuestro ahijado, a quien dimos por sobrenombre Eric, graduado en dos carreras, fenotipo italiano, narigudo, llanero de corazón, inteligente y trabajador, como el padre, como los hermanos.

En una de la fototeca, el compadre Nacor en la Casa Amarilla, con Aníbal Machado y Mercedes Amelia Bastidas de Machado, Julio del Nogal -Director de Política-, doña Ana Hamel de González Aragot y al fondo, Reinaldo, eterno mesonero de la residencia oficial. Léase Casa Amarilla, aunque el necio de Willian Lara intentó quitarle el nombre y le cambió el color. Es el quinto de izquierda a derecha, pensativo, con corbata negra.

Luis Nacor -mi loco viejo- murió en accidente aéreo, cerca de Chaguaramas, cuando regresaban a La Pascua, luego de viajar a San Juan. Era alumno-piloto. También murió su instructor, Wolfang Larrazàbal, de 29 años. Mientras tengamos vida consciente, será imposible olvidarlo, seguro.

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.