Lucirio Garrido: Gloria del deporte nacional

164

  En casi medio centenar de veces sus pies recorrieron los campos de atletismo de otros países para dejar en alto el nombre de Venezuela. Cuando nació  (Calabozo, 1947) su madre decidió llamarlo Lucirio, augurándole  un camino resplandeciente por la vida, ya que un análisis somero de los componentes de su nombre (Luz-cirio) significan en cualquier caso algo luminoso.

2   Juvenal, un poeta romano del siglo I, hizo unos escritos para criticar con fino humor y hasta ironía la vida de su época. Esos textos los denominó “Sátiras”, y son 16 en total. Es muy famoso por acuñar un par de frases que solemos citar constantemente sin mencionar a su autor: “Pan y circo” y “Mente sana en cuerpo sano”.

Esta última sentencia la hizo en su Sátira número 10 y se refiere a nuestros deseos y peticiones   excesivas a las fuerzas divinas, cuando en realidad necesitamos muy poca cosa para vivir plenamente: “Una mente sana en un cuerpo sano es lo único que debemos pedir a los dioses”.

Estas palabras del bardo romano, eslogan del deporte, las ha tomado muy en serio Lucirio desde su infancia cuando empezó a gustarle el atletismo, y aún continúa guiándose por ellas. Por eso lo vemos todas las mañanas en la villa olímpica de San Juan de los Morros haciendo ejercicios para mantenerse en forma y entrenando a la generación de relevo.

 Las prácticas formales de atletismo las inició Lucirio en 1968 con el entrenador Héctor Pirela , quien se convirtió en su  maestro. Con él entendió Lucirio que el deporte es más que un simple ejercicio corporal. El mismo año de iniciar su preparación compite en los Juegos Deportivos Nacionales en Maracaibo alcanzando un quinto lugar. Un año más tarde ya está en el grupo de los mejores  en cinco mil metros. Vienen los Juegos Bolivarianos también en Maracaibo (1970) y obtiene dos medallas de bronce.

 Con este breve palmarés va a las competencias internacionales. Viajará y obtendrá preseas de bronce, plata y oro en muchas ocasiones. Su primera incursión fue en Jamaica  en 1971 en el Campeonato Centroamericano de Atletismo. Se llevó la dorada y estableció un nuevo record en tres mil metros para la región. Vendrán competencias y triunfos en Cali, Santiago de Chile, Santo Domingo, San Juan de Puerto Rico, México, La Habana, San Blas de Ilescas, San Silvestre, Boston  y Nueva York. A muchas de estas urbes viajará en múltiples ocasiones con resultados halagadores.

 De todas estas competencias Lucirio recuerda muy especialmente la Media Maratón de San Blas de Ilescas  (Puerto Rico) por los retos que representaban el clima y las irregularidades del terreno. Participó ocho veces y llegó a figurar en la octava casilla entre cientos de atletas de todo el mundo.

 Las dos grandes satisfacciones espirituales de Lucirio Garrido son  haber formado parte de la selección de atletismo nacional  por más de tres lustros y  tener seis hijos deportistas  (de un total de siete)   de alto rendimiento con figuración nacional e internacional.

 Lucirio Garrido aconseja a los jóvenes mantener una vida equilibrada y orientada hacia la cultura y el deporte. Seguramente porque esa es la mejor fórmula para alcanzar la condición armónica sugerida por Juvenal: “Mente sana en cuerpo sano”.

Edgardo Malaspina 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.