Así se despidieron Edgardo Malaspina y Argenis Ranuárez

295

 

EDGARDO MALASPINA
Edgardo Malaspina ( centro) junto al cronista Argenis Ranuárez, esposa e hijos.

San Juan de los Morros.- Edgardo Malaspina es médico, cronista, escritor y un reconocido personaje. El abogado y también poeta Argenis Ranuárez Angarita describió un encuentro con este. Una despedida en medio de la navidad.

El Tubazo Digital reproduce totalmente el texto publicado por Ranuarez en su red social facebook, con el titulo:

EDGARDO

Amigo entre los mejores, hermano del alma, colega de este incesante ejercicio, médico familiar de cabecera, compañero de caminos, eso y más, todo en uno.

Edgardo Alfonsovich Malaspina, mercedence, mercedeño y mercedario siempre y en todo lugar –mercenario, nunca- viajó el jueves con destino a centroamerica. El día anterior compartimos mesa en nuestro rancho.

A ese hombre y a su familia nos une la pasión por la historia, por los libros y por el arte de escribir. Buena memoria, buen manejo del idioma y una nitidez de pensamiento realmente admirable.

Malaspina es y será referencia obligada en la ciencia y en las letras venezonalas. Tiene una muy rusa capacidad para administrar el tiempo, es atleta, pensador, poeta, cuentista e historiador además de especialista en medicina interna. Todo en uno, sin choques ni colisiones.

Ese hombre tiene la poco común capacidad, posibilidad y facultad para ser sencillo sin ser centavo de cobre, austero sin extremar en lo inflexible, sobrio en la acepción que denota temple, arreligioso y hombre de fe, todo en uno, todo en uno.

El doctor Edgardo Malaspina Guerra milita en la resistencia no partidista que clama y reclama el derecho a una mejor vida en términos de dignidad, que quiere decir con salud, educación, seguridad y respeto.

Concebimos a la felicidad como un derecho. Se nos fue un ser querido y admirado. Una hija y dos nietos lo esperaban para compartir mesa, abrazo y largas conversas. Desde la lejana Europa Oriental –Rusia- Natalia Riazanova-esposa y compañera- estará al teléfono al igual que las otras dos hijas en Suramérica. La magia del ciberespacio hará menos dura la obligada separación diasporina.

No fue fácil nuestra despedida, no fue fácil, ojos nublados y nudo en la garganta como el día cuando Israel se fue a México. No es fácil.

Feliz Navidad para el hijo de María y de Alfonso, que el año nuevo podamos vernos para compartir impresiones y un trago de Vodka Made in Ocumare del Tuy como esta que nos dejó, para un abrazo de oso y un nuevo paseo por el Olimpo.

Que así sea

Argenis Ranuárez Angarita 

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.