Análisis literario de la canción “Petra Narcisa” de Jorge Guerrero (+VIDEO)

207
Petra Narcisa
Foto referencial

San Juan de los Morros.- La canción Petra Narcisa, compuesta e interpretada por el cantautor Jorge Guerrero, es una descripción de ese llano de ayer que pervive en la memoria de los hijos de esta patria que tuvimos la dicha de nacer y crecer en el campo.

En primer lugar comienza narrando la historia de una fiesta campesina, y el recorrido que tuvo que hacer para llegar a esa parranda, sobre todo pensando que allí se encontraba el gran amor de su vida, Petra Narcisa, la flor de ese vecindario, asediada por los hombres de la comarca.

A medida que se iba acercando al sitio anhelado, su imaginación volaba al compás del lomo de su caballo “10 de febrero recuerdo, la tarde fresca y promisa, y en lomos de Lagunazo, venía silbando sin prisa, quebrando con los estribos, los cogollos de altamisa”. Sin duda, se trata de una remembranza llanera.

Una vez que llega al lugar anhelado, describe el ambiente campestre, “en una sola mirada, pasé una leve requisa, la tinaja en un rincón, la lámpara en la repisa, un candelorio en el patio, y un muchacho que lo atiza”, lo que indica que además de una fiesta criolla, hay una ternera en ese lugar.

Es una historia de amor que ve colmada sus anhelos, cuando el poeta termina huyendo con la muchacha a lomos de su caballo, compañero inseparable del hombre del llano.

El narrador aprovecha el ambiente y las circunstancias que le rodean para expresarle su amor a la mucha al pie del arpa, cuando por fin tuvo el valor de decirle “me salió el amor del alma, con una copla precisa, y de no haber sido así, mi pecho se carboniza”.

La joven que también estaba prendada, buscó la excusa perfecta para acercarse y con la ayuda de una celestina, llega al acuerdo definitivo con su enamorado, “cuando se terminó el son, se me acercó la mestiza, con una totuma llena, de carne asada y choriza, y al percibir su resuello, sentí como una cueriza”.

Es el momento que la chica aprovecha para echar a andar su plan “me dijo ponte de acuerdo, con la negra María Luisa, hablé con la negra al rato, dejamos la idea concisa, con los lebrunos del día, bajo una aurora cobriza. la monté en mi Lagunazo, me perdí en una polvisa, y así me la lleve “juida”, el miércoles de ceniza”.

Se trata de una historia de tantas que hay en el mundo, pero con características muy especiales porque está contada desde los elementos criollos que contextualizan al ambiente. Es un amor campesino que tiene un final esperado, porque en el campo, no existen tantos protocolos para materializar el amor, simplemente se ponen de acuerdo y listo y al siguiente día, la noticia corre como pólvora, a fulana del tal “se la robaron anoche”, tal y como ocurrió en la historia de Petra Narcisa.

Autor: Ramón Figuera

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.