El cine venezolano busca mantenerse activo

32

Caracas.-Todo comenzó un 28 de enero. Los marabinos no daban crédito a lo que verían. Un célebre especialista sacando muelas en el Gran Hotel Europa y Muchachas bañándose en el Lago de Maracaibo. Esas fueron las primeras películas que se vieron en Venezuela. Era 1897. Un hombre con olfato para las novedades, Manuel Trujillo Durán fue el encargado no sólo de la logística de las producciones, sino del acondicionamiento del teatro Baralt para todo lo que la ocasión ameritaba.

A partir de entonces, se consideró el 28 de enero de cada año como el Día del Cine nacional. Asimismo, el nombre de Trujillo fue acuñado para el festival de cortometrajes más importante del país, el cual prepara su edición XV y que, contrario a como había sido su tradición, este año no comenzará el próximo lunes que es el día de la celebración.

Los cortos han ido alcanzando auge en los últimos años, debido a que son menos costosos de producir que un largometraje, según considera el novel realizador Juan Pablo Quintero, quien en estos momentos está en plena preproducción de su primer corto.

De acuerdo con él, egresado hace tres años de la escuela de Artes de la Universidad Central de Venezuela, “en Venezuela hay mucho terreno fértil para los cortometrajes. En realidad, para todo el cine. Pero para eso debes disponer de un presupuesto muy abultado”.

En su caso, espera “pulir” su estilo y arte haciendo cortos antes de aventurarse con un largometraje. “Por supuesto que las películas son el sueño de cualquier cineasta y hacia allá voy”.

Considera que en el país “se están haciendo todos los esfuerzos para que la producción nacional se mantenga a flote. Lo importante es aportar buenas historias al espectador”.

Amazonia Films cerró 2018 con el estreno de dos largometrajes, Parque Central, de Luis Alberto Lamata, y Misión H2O, dirigida por Álvaro Cáceres, y que se convirtió en el primer largometraje de animación hecho en el país, el cual, al igual que la realización de Lamata, todavía está en cartelera.

Por otra parte, según la Asociación de la Industria del Cine (Asoinci), los diez primeros lugares de la taquilla nacional de 2018 fueron puras producciones extranjeras. The Avengers. Infinity War estuvo al frente de la misma al llevar a 1.396.244 espectadores a las salas de cine venezolanas. Una cifra, sin embargo, muy por debajo de Papita, maní, tostón, que hasta ahora se mantiene como la cinta más taquillera de la historia del cine venezolano al haber sido vista por más de 2 millones de personas.

La película recientemente nominada al Oscar, Los Increíbles ocuparon el segundo lugar de la taquilla de 2018 con 200 mil espectadores menos.

Fuente

Últimas Noticias

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.