36 años de la Masacre de Cantaura / Crimen del pasado, impunidad del presente

420

Se cumplen 36 años de la Masacre de Cantaura, hecho ocurrido en dicha población del estado Anzoátegui en el marco de un operativo conjunto en el que participaron unos 400 efectivos del Ejército, Aviación, y la antigua Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP).

 En este suceso fueron asesinados 23 luchadores sociales pertenecientes al Frente Américo Silva (FAS) de la organización política Bandera Roja, cuyas edades oscilaban entre los 16 y los 30 años.

El campamento guerrillero, comandado por Roberto Rincón Cabrera (el Catire Rincón), estaba compuesto por 41 hombres y mujeres quienes se habían instalado en la zona conocida como “Los Changurriales del Mocho Evans”, con la intención de realizar una toma propagandística de la población de Cantaura el 12 de octubre de 1982.

Testimonios de los sobrevivientes y de la comandancia del FAS indican que fueron infiltrados por efectivos de la DISIP, quienes crearon las condiciones para que se realizara la emboscada que generó la muerte de los 23 guerrilleros.

Luego de la incursión militar, 18 personas lograron huir y sobrevivir al intenso bombardeo de los aviones Camberra y Bronco de la Aviación Militar, y al asedio de las tropas en tierra.

Después de divulgarse lo ocurrido se produjeron movilizaciones de rechazo a la actuación de la fuerza pública y diversas expresiones de solidaridad a nivel nacional.

Las denuncias de los sobrevivientes indicaban que se cometieron ejecuciones contra personas que se habían rendido, y daban cuenta de una actuación asimétrica y desproporcionada por parte de los componentes de la FAN y la Disip actuantes en la operación.

“El 17 de diciembre, Amnistía Internacional pidió información sobre un incidente ocurrido el 4 de octubre de 1982 en el que 23 miembros del grupo guerrillero Bandera Roja fueron asesinados en una operación combinada entre el ejército y la policía política civil, Dirección de los Servicios de Inteligencia y Prevención (DISIP). El campamento guerrillero fue rodeado y objeto de ataque con ametralladoras y bombardeo de aviones de vuelo bajo.

Debido al incidente en Cantaura, estado Anzoátegui, se creó una comisión de investigación por parte del Congreso y del Fiscal General al enterarse que no hubo sobrevivientes, y que las víctimas habían sido enterradas en tumbas sin practicársele autopsias.

El ejército se negó a devolver los cuerpos a los familiares, o permitir autopsias por el médico forense civil. Aunque a las familias se les permitió recuperar los cuerpos 10 días más tarde, el ejército siguió negando las  autopsias.

El oficial comisionado por el Fiscal General para realizar las exhumaciones el 14 de octubre fue sacado por la fuerza del cementerio con el argumento de que la investigación era un asunto exclusivo de la jurisdicción de los Tribunales Militares.

En su Informe Final publicado en marzo de 2017, la Comisión del Estado por la Justicia y la Verdad describe lo ocurrido así:

En la madrugada del día 4 de octubre de 1982, los miembros de cada uno de los batallones y funcionarios adscritos a la Disip, entre las tres y cuatro de la madrugada, se dirigieron al lugar de ubicación que les fue asignado y tomaron sus posiciones, cercando a las víctimas.

Cuando el reloj marcaba aproximadamente las 5:45 de la mañana, los efectivos militares efectuaron vuelos rasantes sobre el lugar donde se encontraba el campamento y sus alrededores, con las aeronaves Canberra y OV-10 Bronco; estas últimas, realizaron operaciones de bombardeo y ametrallamiento.

El mismo duró pocos minutos. Seguidamente, y sin dar oportunidad de defensa alguna a las víctimas, se inició un ataque con las tropas, que para tales fines se trasladaron a ese sector, quienes de inmediato empezaron a disparar, produciéndose «un presunto enfrentamiento», llamado para la época «encuentro armado», que duró hasta las seis de la tarde de ese día. Lo cual se llevó a cabo, obedeciendo a una planificación previa, donde las autoridades tenían conocimiento, que en el campamento se encontraban aproximadamente de cuarenta a cincuenta militantes del Frente Guerrillero Américo Silva, y por esa razón fue sobrevolado y atacado, sorprendiendo a sus víctimas.

Así titularon los medios….

En esta operación conjunta fueron asesinados 23 jóvenes pertenecientes al Frente Américo Silva (FAS) identificados como:

Alfonzo Salazar Sor Fanny

Alonzo Carrasquel Diego Alfredo

Arzola Hernández Carlos Jesús

Becerra Navarro Jorge Luis

Castro Batista Rubén Alfredo

Echegarreta García Antonio María

Estévez Arranz María Luisa

Farías Mejías Julio César

García Carmen Rosa

Gómez Luis José

Gutiérrez Rojas Eumenedis Ysoida

Herrera Veracierta Baudilio Valdemar

Jiménez Beatriz del Carmen

Márquez Velásquez Enrique José

Martell Daza Eusebio Ricardo

Miguez Núñez José

Morillo Ildemar Lorenzo

Pacín Collaso Nelson Antonio

Tejada Zapata Mauricio Alejandro

Sambrano Mira Carlos Alberto

Guzmán Cordero Emperatriz

Rincón Cabrera Roberto Antonio

Zerpa Colina José Antonio

Los responsables

El Informe Final de la Comisión del Estado por la Justicia y la Verdad individualizó a los responsables intelectuales y materiales de esta acción conocida entre los cuerpos de seguridad como “Operación Cantaura” “cuyo objetivo expreso, era la completa liquidación de los guerrilleros”.

 El primero en la lista es el General de División (Ej) Vicente Luis Narváez Churión, Ministro de la Defensa para el momento de los hechos. La operación fue ejecutada por un oficial general, 8 oficiales superiores, 24 oficiales subalternos, 378 efectivos de tropa, y noventa y 6 funcionarios de la Disip.

Funcionarios militares del Ejército:

Bajo el mando del General de División José Deonido Murga Cabrices, Comandante del Comando de Cazadores y los comandantes de cinco Batallones:

Batallón Coronel «Juan José Rondón» Nº 62, comandado por el Teniente Coronel Oscar González Beltrán; Batallón Coronel «Vicente Campo Elías» Nº 63, comandado por el Teniente Coronel Ismael Antonio Guzmán; Batallón Coronel «Pedro Zaraza» Nº 2, comandado por el Teniente Coronel José Sifontes Boet; Batallón Coronel «Genaro Vásquez», comandado por el Teniente Coronel Diego Manuel Guzmán; Batallón Coronel «Francisco Carvajal» Nº 53, comandado por el Teniente Coronel Enrique José Vivas Quintero. En la operación se emplearon 2 aeronaves modelo Canberra; 2 aeronaves modelo 0V-10, Bronco; 2 helicópteros de combate modelo Bell UH, del Departamento Aéreo del Ejército y 1 helicóptero de la Disip. Los funcionarios de la Disip fueron comandados por el entonces director general, el director de inteligencia y el director de operaciones de ese organismo policial: Remberto Antonio Uzcátegui Bruzual; José Domingo Yépez y Henry Rafael López Sisco, respectivamente.

Todo este despliegue de tropas y equipamiento demuestran la asimetría y el uso desproporcionado de la fuerza de la operación.

Al cumplirse un año más de los sucesos, Provea recuerda que los autores materiales e intelectuales de estos hechos siguen sin sanción, y los sobrevivientes y familiares de las víctimas, aún no obtienen ni verdad, ni justicia, ni reparación. No hay un solo detenido por los hechos de Cantaura a pesar de los avances en la determinación de las responsabilidades.

Además genera honda preocupación que el Informe de la Comisión de la Verdad, omitió la participación de Roger Cordero Lara, para entonces piloto de la Aviación Militar Venezolana que pilotó uno de los aviones Bronco OV-10 que bombardearon el campamento en Cantaura. Cordero Lara admitió su participación en los hechos, e incluso, el otrora dirigente estudiantil del partido Bandera Roja, Elias Jaua, justificó el papel del ex piloto en la masacre alegando: “A un piloto lo mandan a un objetivo determinado. Los responsables de ordenar la masacre, están precisamente del lado de la mesa de la ultraderecha”.

Roger Cordero Lara fue ascendido a General de División y se desempeñó como Comandante General de la Aviación durante la gestión del ex Presidente Hugo Chávez. Cordero Lara ha sido diputado a la Asamblea Nacional por el estado Guárico en dos períodos consecutivos, incluyendo el actual. Hay suficiente información en el expediente de Cantaura que indica que este ciudadano participó en el bombardeó al campamento guerrillero del FAS.

El 26 de enero de 2011, Provea solicitó a la junta directiva de la Asamblea Nacional el allanamiento de la inmunidad parlamentaria de Cordero Lara e instó al parlamento a promover políticas y acciones encaminadas a facilitar las investigaciones y las sanciones a los responsables de la masacre, esta solicitud nunca obtuvo respuesta.

Como hemos dicho en otras ocasiones no pueden haber víctimas de primera y segunda categoría, tampoco puede haber victimarios de primera o de segunda categoría. Cantaura es un claro ejemplo de la ineficiencia y la complicidad del sistema de administración de justicia para favorecer, con la impunidad, los crímenes del pasado y alentar los abusos del presente.

LEE LA NOTA COMPLETA EN Prensa Provea

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.