ECONOMÍA VENEZOLANA /
El bolívar pierde cada vez más espacios ante el dólar

77
Bolívares soberanos
Imagen referencial

Caracas.- La galopante inflación en Venezuela ha llevado a los ciudadanos a utilizar el dólar para las operaciones comerciales y el ahorro, mientras atestiguan como el signo local, el bolívar, pierde cada vez más espacios ante el poder de la moneda estadounidense.

Los venezolanos usan el dólar para la compraventa de bienes inmuebles y vehículos, pero también para transacciones que impliquen artículos electrónicos, electrodomésticos y hasta ropa y calzado de segunda mano.

De acuerdo con el diputado opositor Ángel Alvarado, el fenómeno puede considerarse una “dolarización de facto”, si bien el país caribeño está muy lejos de ver desplazada en términos legales su moneda por la estadounidense.

“El bolívar pierde valor tan rápido que la gente busca protegerse”, dijo a Efe el miembro de la comisión de economía y finanzas de la unicameral Cámara venezolana.

Venezuela atraviesa por la peor crisis económica de su historia contemporánea, con escasez generalizada e hiperinflación, un indicador que el Fondo Monetario Internacional estima cerrará en 2.500.000 % este año.

Según los cálculos del Parlamento, de contundente mayoría opositora, los precios se incrementan poco más de 3% por día, pese a que el Gobierno de Nicolás Maduro prometió hace 3 meses acabar con estas distorsiones al lanzar un programa que bautizó como de “recuperación económica”.

Alvarado cree que el paquete de Maduro no estabilizará la economía y que, por el contrario, sus decisiones han alimentado la hiperinflación que padece el país, arrastrando a los venezolanos a preferir el uso del dólar en el comercio y ahorro.

Este fenómeno, aclara, no es legal “pero se tolera” ante la fuerza de la crisis y la incapacidad del Gobierno chavista para perseguir a millones de infractores, incluidos sus simpatizantes.

La administradora de un edificio del centro de Caracas reveló a Efe, bajo condición de anonimato, que desde hace meses los alquileres de los locales comerciales se cobran en dólares, y que conoce de más casos similares al suyo.

“No es posible hacer negociaciones de seis meses, un año, en bolívares, porque la devaluación te deja luego sin dinero para cubrir el costo del mantenimiento de un edificio, que es mucho”, dijo la mujer.

Lo mismo ocurre con los alquileres de viviendas en Caracas y otras regiones del país, inclusive en los lugares más remotos o deprimidos.

Pero el economista Jesús Casique alerta que el bolívar es la única moneda de curso legal en el país suramericano, y que quienes se arriesguen a usar otra incurren en delitos, si bien de momento no son perseguidos por la justicia venezolana.

Explicó a Efe que los venezolanos han empezado a transar en dólares porque el bolívar “ha venido perdiendo valor” de forma sostenida en los últimos 4 años, un fenómeno que se agudizó cuando el país entró en hiperinflación en noviembre de 2017.

“Estas son las distorsiones del Estado venezolano, porque el sistema de precios está destruido y usted no sabe en Venezuela qué es caro y qué es barato”, agregó.

A diferencia de Alvarado, Casique no cree que Venezuela pase por un proceso de dolarización, si bien reconoce el cada vez mayor uso de la moneda estadounidense.

Sí coincide en señalar al Gobierno de Maduro como el responsable de la crisis por su indisciplina fiscal y monetaria, que se expresa en la emisión de billetes sin respaldo en producción de bienes y servicios.

Además, recordó que “no todos los venezolanos tienen dólares” y que los salarios en bolívares apenas pueden cambiarse por un puñado de estos, cuando productos como un neumático pueden costar entre 40 y 200 dólares.

La crisis venezolana tiene a los empleados públicos reclamando sustanciales mejoras salariales desde hace meses en las calles, aunque sus demandas no contemplan el pago de salarios en divisa estadounidense.

El Gobierno de Maduro primero desatendió las manifestaciones y luego respondió con un paquete de medidas que rechazan expertos y opositores.

El propio Maduro ya ha anunciado que hará nuevas “correcciones” a la economía, mientras los economistas auguran un nuevo incremento del salario mínimo, que en la actualidad no compra siquiera un “pan de jamón”, una tradicional preparación venezolana para las fiestas navideñas.

Con información de la EFE

El Carabobeño

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.