¡Una vez más! / Este domingo Barcelona y Real Madrid paralizan el planeta

79
Foto: MARCA

Barcelona.- El Barça ya es campeón de Liga y en el Real Madrid solo se tienen ojos para la final de la Champions en Kiev. Para el barcelonismo el Clásico es una fiesta y para el madridismo un engorro. Los unos celebran y los otros deben cumplir un expediente.

Pero, ¿solo es eso?. No, por supuesto que no. El Clásico es mucho más que eso y este domingo en el Camp Nou (02:45 p.m. hora de Venezuela), se supone, aflorará el verdadero sabor de un partido sin igual.

Buscando la Liga perfecta, el grupo de Valverde encara los últimos partidos de la temporada con este duelo marcado en rojo. No es un secreto adivinar que salir indemne del duelo frente al gran rival acercaría al objetivo a este Barça inmaculado en España ante el que los de Zidane, por orgullo y grandeza propios, deben hacer frente con la mayor de las intenciones.

Así se entiende que el enfrentamiento llegue enmarcado en un morbo que comenzó el entrenador merengue proclamando que no habría pasillo y acabará con los 90 minutos definitivos de un campeonato del que se escribirá en un futuro dependiendo cual sea su resultado.

Al Barcelona, que acumula 41 partidos de Liga sin perder, le restan los cuatro últimos de esta temporada para cerrar ese campeonato ideal y ser el primero en las grandes ligas que lo consiga desde que lo hiciera la Juventus en la Serie A durante la temporada 2011-12.

Aquel equipo juventino dirigido por Antonio Conte enlazó finalmente 49 jornadas sin derrota, las mismas que logró el Arsenal de los Invencibles dirigido por Arsene Wenger entre el final de la temporada 2002-03 y la jornada 10 de la 2004-05.

El Real Madrid de Zidane, que no conoce la derrota en el Camp Nou, tiene el reto mayúsculo, y a su alcance, de borrar la sonrisa y la esperanza de este Barça de entrar en los libros de la historia acabando con su racha en lo que, sin duda, sería una preparación estupenda para encarar esa final de Kiev hinchado de moral.

Se afirma alrededor del Bernabéu que el entrenador francés tiene marcado este Clásico como el último encuentro a tener en cuenta de la temporada antes del duelo frente al Liverpool y que lo ha preparado con mimo, tan decidido a mantener su condición de invicto en el Camp Nou como a dar un bofetón al gran rival… Pero hay más.

ORGULLO

La pelea de Messi por conquistar la Bota de Oro, el duelo con Cristiano Ronaldo, a ojos de todo el mundo, cara a cara, en su lucha eterna por el Balón de Oro, la búsqueda de Ter Stegen por acabar la Liga como el portero menos goleado, la máxima diferencia de puntos alcanzada por el Barça respecto al gran rival en una Liga, despedir a Iniesta con los honores que merece… Son muchas las lecturas secundarias que ofrece un encuentro siempre especial. Para los unos y para los otros.

Una que tampoco es menor es la señalada que persigue Zidane: seguir sin perder en un Camp Nou que ha visitado en tres oportunidades sumando dos victorias y un empate.

No perder significaría enlazar 4 encuentros invictos, lo que no consigue el Madrid desde 2003, cuando encadenó 2 victorias y 2 empates. Es la mejor marca, con las 4 victorias que los merengues consiguieron al hilo en el estadio azulgrana entre 1962 y 1965.

El morbo estará presente este domingo en Barcelona. Se llenará el estadio sin una figura a la que señalar pero con el recuerdo de tantos partidos que acabaron en la historia. De un 5-0 en 1994 y 2010 o un 1-5 en 1962… Y con el 1-3 del último duelo, en agosto de 2017, todavía en la retina el Clásico regresa al plano con muchas cosas por contar.

Fuente

Jordi Blanco

ESPN Digital

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.