Real Madrid derrotó a Leganés y se mantiene en buena racha (+Video)

45
Casemiro, Real Madrid
Foto: Pablo García / MARCA

Madrid.- El Real Madrid se puso en hora con la Liga, recuperó con victoria (1-3) su partido atrasado en Butarque, alcanzó el tercer puesto del campeonato y cumplió con el guion de su rearme futbolístico en 2018, en una mejoría evidente en los resultados y en aspectos del juego que recuerda a la que experimentó cuando llegó Zidane para sustituir a Benítez en enero de 2016.

Siendo discontinuo en el rendimiento, alternando buenos momentos y otros más grises, sigue ganando partidos, también al Leganés, el equipo que provocó una de sus grandes crisis de la temporada.

El equipo pepinero, mientras, no remonta. Encadenó su cuarta derrota y no aprovechó ni la ventaja inicial que le dio el gol a los seis minutos, un tesoro en sus manos en otros tiempos. Ahora es más endeble.

El Madrid no lo acusó demasiado. Un síntoma de su mejoría, de la fortaleza que ha ido ganando desde enero mientras se rearmaba pensando en la Champions. Había juntado Zidane a Isco, Lucas Vázquez, Asensio, Kovacic y Benzema. Bale no entró en el equipo B. La situación del galés es extraña porque Zizou, dice, mantiene su confianza, pero Gareth no juega ni en Leganés. Sí lo hizo, mal, en Sevilla.

La reacción resultó fulgurante, sólo cinco minutos después. Una buena combinación entre Benzema, que estaba jugando bien, y Casemiro acabó con una gran definición de Lucas. El gol le quitó el tono a la intensidad del Leganés.

La comodidad con la que empezó a jugar el equipo de Zidane, conectado y solidario desde la posesión de la pelota, dio pie a una jugada fantástica en terreno blanquiazul en la que participaron al primer toque cinco jugadores madridistas: Ramos, Kovacic, Benzema, dos veces, Lucas y Casemiro. La asistencia del gallego fue fantástica. El brasileño resolvió con autoridad, como si fuera un jugador de área.

El Leganés tuvo más deseo en el segundo tiempo. Gabriel, por ejemplo, se lo dejó todo. El Madrid se desconectó. Dejó de asociarse tanto (no le ayudó la facilidad que tuvo Isco para perder el balón o para elegir mal entre el regate o el pase), se mostró impreciso, sin profundidad y terminó metido en el juego que proponía el equipo blanquiazul, más entonado y activo, pero sin tino arriba.

Para el Madrid el partido se parecía al que jugó hace poco ante el Levante, en el que perdió dos puntos a última hora. Se sentía superior después de su buen primer tiempo y se fue abandonando, con la simpleza que le caracteriza, a la errónea sensación de pensar que puede ganar haciendo lo mínimo.

No dominó la situación ni se dejó dominar buscando el contragolpe. Resultó tan insípido como en sus grandes desastres, como en el primer tiempo del Villamarín. Le salvaba que el Leganés no es el Betis.

A última hora, cuando el equipo pepinero, había perdido fuerzas y esperanza, Ramos sentenció de penalti para alcanzar el tercer puesto del campeonato y confirmar su ascensión.

Fuente

Jesús Sánchez

MARCA

Facebook

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.