Por tercer año seguido /
Real Madrid es campeón del Mundial de Clubes

***El equipo merengue es campeón del mundo mostrando una enorme superioridad ante un flojo Al Ain.***

87
Real Madrid
Foto cortesía

Madrid.- Para disputar la final del Mundial de Clubes hay que recorrer un camino muy largo. París Saint Germain, Juventus, Bayern, Liverpool y, ya en Abu Dabi, Kashima y Al Ain. Hay que rendir ante todos ellos, sufrir y pasar momentos de angustia.

El Madrid está construido para las grandes citas. Desde el equipo de las cinco Copas, ningún conjunto ha sido capaz de dominar con tal autoridad. Cuatro Champions en cinco años ratificadas con sus correspondientes Mundialitos.

La goleada se intuyó desde el arranque, aunque costó muchos minutos asegurarla. El Madrid marcó distancias pronto como suelen hacerlo los equipos grandes, superiores. Justo a continuación de salvar un tanto en contra.

El Shahat aprovechó un despiste colectivo, un cambio de juego arriesgado, una cesión sin sentido, para plantarse solo en el área, quebrar a Ramos, eludir a Courtois y rematar al contrapié. El capitán, que sabe latín, recuperó tras ser superado y salvó sobre la línea el 0-1.

En la respuesta blanca, Modric recibió una notable dejada de Benzema, más que nada por la maniobra para asegurar la bola, y colocó un Balón de Oro junto al poste. Golazo.

La ventaja antes del cuarto de hora anunciaba victoria amplia.

Pudieron marcar casi todos. Lucas Vázquez al palo, Benzema en un pase atrás o Bale en un mano a mano al cuerpo del portero. Se ganó el sueldo el meta, que salvó después una volea de Modric con la nariz.

Perdonó muchísimo el Madrid, también en el segundo tiempo. Y eso mantenía el resultado a tiro de sorpresa. La falta de gol que se padece cuando se pierde a su máximo artillero histórico, vamos. También ayudó a mantener en vilo el duelo el criterio del árbitro, que pasó por alto dos penaltis a Lucas Vázquez y Marcos Llorente. Alguno no tiene arreglo ni con VAR.

La sentencia llegó tras un córner rechazado por la defensa emiratí, donde Marcos Llorente agarró un remate seco a bote pronto que se coló silbando junto al poste. El portero ni se movió. Hizo el 2-0 y a continuación corrigió en los dos laterales. Tiene siete pulmones. No se concibe al Madrid actual sin el 18.

Con el duelo decidido, Bale se hinchó a fallar goles claros. Todo el acierto de la semifinal se perdió en el duelo decisivo. Pudo salir de Abu Dabi como máximo realizador histórico de este torneo. Se queda a uno de Cristiano.

Y como los puntas no remataban subió Ramos, más inspirado en área enemiga que en la propia para cabecear el tercero y abrochar su vigésimo título. 

Aún hubo tiempo para dos tantos más, un buen cabezazo lejano del japonés Shiotani a la escuadra, en el tradicional despiste blanco, y el último de Nader en propia meta, desviando un centro-chut de Vinícius, marca de la casa.

Un resultado amplio, corto incluso para la superioridad sideral de los blancos. Si en Europa cuesta dar respuesta al Real Madrid, fuera no resiste comparación. El mejor. Sencillamente.

Fuente

José María Rodríguez | MARCA

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.