El Real Madrid no pudo con el Atlético y su gran Oblak

***El portero del atlético evitó la victoria blanca.***

78
Foto: MARCA

Madrid.- El partido, más ‘light’ que de costumbre, fue del Real Madrid salvo 15 minutos de orgullosa respuesta de la tropa de Simeone, escocido por el gol de Cristiano, que sigue en racha, tanto como Griezmann.

El gol del francés, como en el curso anterior, le valió para sacar un empate 1-1 muy valioso en la pelea por ser el primer equipo de la capital, un título según su perspectiva. El Madrid, que hizo un buen encuentro y terminó aplaudido por sus aficionados, se encontró de nuevo con el muro de Oblak, extraordinario desde el primer minuto hasta el descuento para atajar la falta de Ramos, y con los palos.

El primer tiempo dejó muy satisfecho al Atlético. Acabó 0-0. La superioridad del Madrid fue palmaria. Más vivo, más intenso, más decidido, el equipo de Zidane dominó, acumuló ocasiones, mandó un par de balones a la madera, convirtió a Oblak en protagonista con un par de grandes paradas, reclamó varios penaltis.

El Madrid gobernó durante los primeros 45 minutos en un ejercicio autoritario de buen fútbol sin el premio del gol. Zidane había apostado por Lucas y Asensio, por Bale junto a Cristiano y por Kovacic en lugar de Modric. Ni Casemiro ni Isco estaban en el once.

Tras el descanso, Zidane movió a Bale a la banda de Juanfran, que no está para demasiadas carreras recién salido de una lesión. En una de sus primeras galopadas, mandó un zurdazo al segundo palo para que Cristiano le pegara según le llegó la bola. Nada pudo hacer Oblak ante un jugador tocado por los dioses en estas semanas.

El gol cuantificaba la superioridad del Madrid y confirmaba la percepción de que el Atlético puede hacer mucho más que defenderse. Tras el tanto, el equipo rojiblanco ofreció una respuesta asombrosa, admirable.

Pudo marcar tres goles, llevó al Madrid a su área y empató en una jugada entre Vitolo y Griezmann con bailecito del delantero francés, otro jugador en racha.

Keylor salvó el 1-2 con un paradón a Koke. El Madrid andaba desconcertando. Nunca un gol a favor le había sentado tan mal. El Atleti tiene mucho fútbol, pero hace mal en guardárselo.

Después de ese terremoto, el Madrid mejoró. Volvió a encerrar al Atlético. Pidió de nuevo otro penalti, por codazo de Godín a Lucas Vázquez, pero sin Cristiano, que salió en cambio por Benzema, la vida en el área es más complicada para el equipo blanco, que llegó mucho, pero a tientas, ciego sin su referencia.

Estaba tan volcado el Madrid que el destino parecía tener en sus oraciones al Atlético. La tuvo Saúl y apareció por último Oblak para atajar el empate de una manera que sólo entiende el crack esloveno.

Fuente

Jesús Sánchez

MARCA

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.