COPA AMÉRICA / Brasil goleó a Bolivia en el partido inaugural

34
Brasil
Foto cortesía

Brasil.- Con el público aburrido, con la sombra de la ausencia de Neymar revoloteando, con el peso de la responsabilidad a la espalda y la carga de un mal año en la moral, Coutinho emergió como salvador de Brasil en el debut ante Bolivia. Su IP detectó que estaba en casa y no en Barcelona y por fin el motor de arranque de ese ordenador de precisión que es el mediapunta carioca funcionó.

La torcida despidió a los suyos con abucheos tras 45 minutos de desencanto, pero en apenas tres minutos tras la reanudación, en el 50′ y en el 53′Coutinho puso en la senda del triunfo a la Canarinha. El primero de penalti, señalado por el VAR, para romper de la forma más inocente posible, con una mano tonta, la resistencia boliviana.

Los de Villegas, a los que el color de la camiseta delató sudando desde bien pronto, demostraron que lo suyo no era un muro de contención, que eran ladrillos de juguete que se vinieron abajo en dos pelotazos.

El segundo, sin tiempo para digerir el primero. Firmino, bien tapado y algo ausente durante buena parte del encuentro, bombeó un balón al corazón del área pequeña donde Coutinho, 172 centímetros, lo cabeceó solito al fondo de la red.

A pesar de que Richarlison lo intentó, el que acabó acaparando los focos en Brasil fue Everton. Con la hinchada necesitada de ánimo y de magia, huérfana de Neymar y desconfiada ante una selección que especuló más que maravilló, el chaval de Gremio se sacó de la manga un golazo ‘made in Brasil’, que hizo recordar durante un breve chispazo lo que fue la Canarinha de siempre, una factoría de ciencia-ficción con el balón en los pies.

A esta Brasil de Tite le queda mucho camino por recorrer si pretende que la Copa América no tenga que pasar por la aduana para acabar reposando en un país vecino. Si Coutinho quiere, será más fácil cerrar las fronteras.

Rubén Jiménez | MARCA

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.