Vicente Brito: El voto y el juego político

63

A pocos días del 21 de noviembre el juego político se concentra en cómo cada partido o grupo de ellos, se concentran en comprometer el mayor número de votos para lograr que sus candidatos resulten electos.

La dinámica electoral alcanza su mayor momentum de los últimos tres meses, desde que se inició el proceso electoral para elegir a Gobernadores, Alcaldes, concejales y diputados a las Asambleas legislativas estadales.

Esta última semana entran varias jugadas electorales, tales como el retiro de candidaturas, acuerdos unitarios que permitan fortalecer la participación electoral, la minimización de las confrontaciones entre los distintos candidatos y los llamados a votar como la mejor alternativa para demostrar que los que ejercen el poder son minoría tal como se observa en los niveles de aceptación en la base popular.

La presencia de los candidatos y sus equipos de campaña se han multiplicado en presencia y esfuerzo publicitarios, hoy se observa un mayor entusiasmo en participar sobre todo donde se presentan candidatos unitarios y que la base opositora los perciba como sus genuinos representantes.

Aunque sigue la polémica entre los que llaman a votar y los que insisten en abstenerse, se observa un menor antagonismo y las confrontaciones anteriores se han disipado encontrándonos, con que todos están atentos al desarrollo del proceso electoral y el interés en obtener el mayor número de Gobernadores, Alcaldes, diputados regionales y concejales.

Se observa como el voto adquiere su relevancia y a pesar de la desconfianza existente en buena parte de la población, se hace evidente que este se consolida como factor de mayor importancia para elegir a nuestras autoridades.

El crecimiento de las simpatías para los candidatos no oficiales crece cada día más.

Así lo demuestra la inquietud observada en algunos de los voceros oficiales que exaltan sus fortalezas, sostenidas en las grandes estrategias electorales que posee la maquinaria oficial. La cual no demuestra la misma fortaleza que tenía y no poseen la credibilidad que anteriormente le otorgaba el electorado.

Su juego político se sostiene en desmotivar el voto opositor a través de los múltiples candidatos que todavía hacen actos de presencia en el debate electoral, pero que ya son observados por la base popular como no representativos y tampoco comprometidos con sus aspiraciones de cambio.

Los 8 días que faltan son cruciales para que el voto se convierta en el que decide el juego político, para así obtener el mayor número de los candidatos a ser electos, con lo cual se va a lograr una mayoría contundente favorable a la oposición en estas elecciones del domingo 21 de noviembre.

Demostrando que el voto es el factor fundamental en el juego político.

Vicente Brito 

Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.