TRINCHERA POLÍTICA: ¿Y el alumbrado público pa` cuándo?

121
alumbrado público
Foto referencial

La desidia de la dictadura en el ayuntamiento Rosciano no tiene nombre, nuestra parroquia edita fácilmente el escenario del programa televisivo; la dimensión desconocida, resulta que la cuadricula de la Plaza Bolívar, fervientemente iluminada, entra en desconcierto a pocos metros de salir de allí, la penumbra mas escalofriante nos aborda a todos los habitantes.

La caída del sol de cualquier de día de la semana, se convierte en frenesís de la población, los comercios cierran después de las 6pm, el transporte escasea y los ciudadanos corren a resguardarse antes que la pesada oscurana inducida los cubra incautos.

El alumbrado público en San Juan de los Morros y el Estado Guárico de seguro nos remonta a los tiempos del gomecismo, y cuidado antes. Esta realidad inadmisible en estos tiempos de aceleradas revoluciones de la técnica y la tecnología en el planeta, se convierten en punto de tranca de todo proceso de desarrollo local y regional.

Lo peor es, que los representantes del régimen no tienen la mínima intensión de por lo menos parapetar la situación. Ni hablar de la institución responsable, cuya infraestructura humana y de equipamiento se encuentra menguada.

Después de la instalación del mega-alumbrado en la plaza Bolívar, en las comunidades se han reiniciados los pico de luz, y los apagones eléctricos sectoriales.

Ocasionando con esto, estragos en los bienes de la familia sanjuanera y lo que es peor, sin determinar responsables ni indemnización a los daños ocasionados.

La desidia nos abruma sin clemencia, incrementando cada día que pasa el deterioro de la calidad de vida de los ciudadanos.

La cuadricula del despotismo se regodea del poder entre bambalinas de luces, mientras la vecindad circundante es sometida por su desprecio, pues no queda duda, que solo tienen eso, desprecio a una población a quien se le niega alumbrado público y demás condiciones digna de vida.

Desprecio a una población que sufre la ineficiente gestión gubernamental municipal y regional; ese pueblo despreciado tantas veces, tendrá la oportunidad más temprano que tarde  emergerá sabiamente para dar freno a la desbandada canalla y así imponer su soberanía; ya se oyen redobles de tambores de organización en las comunidades y cantos de la unidad superior de los ciudadanos para asumir las luchas venideras.

“Las utopías tienen fuerza material cuando se construyen con nuestras propias manos…”

Reynaldo J. Cortes G. / [email protected]

Facebook
Loading...

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.